martes, 20 de marzo de 2012

ARNAO-SALINAS, ASTURIAS: RESILIENCIA, PAZ Y CIENCIA DE LA MANO DE PHILIPPE COUSTEAU

0. INTRODUCCIÓN


PHILIPPE COUSTEAU EN SALINAS, AL FONDO ARNAO

Una de las iniciativas con un futuro brillante si llega a consolidarse y se apuesta por ella con contundencia y arrojo, es la que unirá las localidades de Arnao y Salinas en torno a la Geología y la Mar. Una propuesta resiliente que recupera varios espacios naturales y postindustriales abandonados. Podremos recorrer los orígenes del planeta desde el Devónico, recuperar la tradición minera asturiana y visitar la única mina museo del mundo bajo el mar; de la mano de Philippe Cousteau respiraremos la paz y la fuerza de un mar que ha unido culturas, tradiciones y ciencia: el Museo de Anclas Philippe Cousteau de Salinas, un homenaje a las personas que a través de los oceános han aportado los valores humanos, científicos de paz y encuentro a lo largo de la historia. La historia de Salinas y especialmente de Arnao está marcada por el establecimiento en el siglo XIX de la Real Compañía Asturiana de Minas de Carbón, para la explotación del carbón existente en el subsuelo de la localidad, y por la historia posterior de la compañía y sus sucesoras hasta la actualidad.



Como testigos de esa historia quedan restos de la antigua mina, de la fábrica de zinc y del poblado surgido a iniciativa de la Real Compañía Asturiana de Minas, que forman parte del Patrimonio Cultural de Asturias. La localización de la playa de Arnao, inmediata al importante foco turístico de Salinas pero más al abrigo de los vientos del nordeste, le resta protagonismo estival. Por su parte occidental aparecen las más importantes formaciones geológicas del litoral cantábrico. El paseo de Arnao a Salinas lleva por el túnel de las antiguas instalaciones y desemboca en el Museo de Anclas.

Las anclas, sirven para sujetar las naves al fondo del mar, y se mantienen tal como han sido a pesar de los numerosos avances tecnológicos en otros campos de la navegación, simbolizan lo que se aferra, lo que nos sujeta, lo que nos fija a una referencia, lo que, en definitiva, nos da seguridad en nosotros mismos y en el futuro. El mismo cuerpo humano ha sido comparado con el ancla del espíritu en la filosofía natural ancestral.

En 1990 el Ayuntamiento de Bilbao dona la primera de las anclas, la del buque "Consulado  de Bilbao", cuyo trágico final se conmemora en el museo de anclas asturiano, se encuentra hoy situada en la Peñona de Salinas. El 26 y 27 de agosto de 1983, se desencadenó sobre las costas cántabras y vizcaínas una gota fría que ocasionó la gran riada que asoló Bilbao. Fue tal el crecimiento de las aguas que el barco flotó por encima del nivel del muelle y terminó en la misma plaza del Ayuntamiento. A consecuencia de los daños sufridos, acabaría por hundirse. Sin embargo, su ancla fue rescatada y ahora descansa en Salinas, frente al mar Cantábrico. Otro ejemplo de cómo a través del mar se puede transmitir resiliencia y compartirla.


1. ARNAO: UNA APUESTA CIENTÍFICA, ATREVIDA, IMAGINATIVA Y ENRIQUECEDORA


La reciente decisión del servicio de Patrimonio del Principado de Asturias (España) de declarar a Arnao como Conjunto Histórico Industrial e incluirlo en el inventario del Principado de Asturias, afecta a buena parte de los elementos que se encuentran en la localidad de Arnao, como es el caso del castillete y otra serie de edificios y lugares relacionados con la Real Compañía de Minas.

UN PASADO ABANDONADO QUE PUEDE RECUPERARSE
Y SER UNA FUENTE  DE CULTURA, CIENCIA Y OCIO

La historia de la minería moderna en la Península Ibérica  empieza en la localidad asturiana de Arnao. Esta explotación ha sido pionera en muchos aspectos y en distintos periodos de la historia. Cuando apenas se conocía en España el carbón vegetal, un religioso, Fray Agustín Montero, vecino de Naveces descubría en el año 1591 una “piedra negra”, que se comportaba como el carbón vegetal y con la que se podían confeccionar herramientas.




EL CASTILLETE

Comunicó el hallazgo al emperador Felipe II mediante un escrito que ha sido rescatado recientemente de los archivos del Ministerio de Cultura. El emperador, convencido de la valía del descubrimiento, dio a Arnao la primera concesión de explotación del carbón en la península.

La filtración de aguas fue la causa del cierre de esta explotación en 1915. En la época de la Real Compañía, la mayor parte de las galerías iban por debajo del lecho marino, desde ochenta metros por debajo del mar, hasta doscientos metros por debajo del mar; y se introducen hacia la playa unos seiscientos o setecientos metros, de hecho la filtración de agua se dio a unos cuatrocientos metros hacia el mar. 



LA FÁBRICA Y LA MINA DE ARANAO (ASTURIAS) EN 1902, HOY UN ITINERARIO CULTURAL Y DE OCIO
En 1915 con la filtración de las agua marinas tan copiosa se llegó a la práctica paralización del laboreo en el pozo Arnao. Una causa similar ya había sido citada por Fuertes Acevedo en 1868 y parece ser que la filtración de aguas marinas era el principal problema que tenía la explotación, sobre todo en una época en la que el bombeo añadía sobrecostes excesivos. No queda claro si se trató de inundaciones repentinas o de filtraciones paulatinas, ni tampoco si se produjeron víctimas, aunque se ha llegado a recuperar documentación que pone de manifiesto al menos 6 víctimas en accidentes entre 1904 y 1915.



EL PROYECTO PARA EL CASTILLETE

De momento se ha procedido a la recuperación integral del conjunto arquitectónico formado por el Castillete y la sala de máquinas, así como el edificio del antiguo casino, en origen edificio de talleres con actividades vinculadas directamente a la explotación minera, y parte de las galerías visitables. Ahora, gracias a la rehabilitación será el visitante el que podrá recuperar una parte de la historia asturiana. El castillete de la mina, al margen de la calidad de su diseño, es el más antiguo de Asturias lo que ya en si mismo tiene un gran valor simbólico. Arnao posee el mérito de ser la primera explotación que introdujo la planificación en el sector minero. 







En este caso, el reconocimiento hay que dárselo a la Real Compañía Asturiana de Minas, una empresa creada en 1833 con capital belga, que se hace cargo de la explotación y la sitúa a la cabeza de la minería en España. Arnao abandera el sector, desarrolla tecnología, introduce el vapor y con él el primer transporte ferroviario aplicado a la mina. Su reconocimiento es tal que las universidades mandan a estudiar la mina de Arnao a los que en aquella época llamaban comisionados, hoy becarios. La mina era visitada además por técnicos de otras explotaciones que querían conocer los modos y maneras de trabajo de esa mina de Arnao.



ARNAO


Arnao es, además de una hermosa playa, la primera mina de carbón de la península y el primer pozo vertical en la minería del carbón de Asturias. Su singular castillete, “el pozu güelu”, ubicado en un promontorio sobre la playa, ha resistido el paso del tiempo. Ahora, gracias a un proyecto municipal de recuperación del patrimonio histórico e industrial del litoral de Castrillón, volverá a la vida aunque con una ocupación un tanto diferente.




Un viaje al pasado por la mina de Arnao supone una aventura y un lujo, es la única explotación submarina en España y una de las pocas existentes en el mundo. Sus galerías están entibadas con ladrillo y cuentan con bóvedas de cañón y arcos de medio punto. En los últimos meses se han llevado a cabo las obras de rehabilitación, respetando al máximo las condiciones originales; gracias a esto, se abrirán al visitante una parte de las galerías.

LA RIQUEZA FOSILÍFERA SE HA APROVECHADO PARA PRESENTAR UN ITINERARIO GEOLÓGICO POR LAS ROCAS DEL DEVÓNICO CON PANELES EXPLICATIVOS Y TECNOLOGÍAS INTERACTIVAS QUE SE PRESENTERÁN EN LOS PRÓXIMOS CENTROS DE INTERPRETACIÓN, AUNQUE YA HAY AL AIRE LIBRE TODA UNA RUTA PERFECTAMENTE INDICADA CON INTERESANTES DOCUMENTOS QUE LLEVAN AL VISITANTE A LA ERA PRIMARIA Y A UNA TIERRA AÚN SIN GRANDES ESPECIALIZACIONES. QUEDA REFLEJADA EN CROQUIS, DIAGRAMAS Y FOTOGRAFÍAS QUE AYUDAN A COMPRENDER ESA RIQUEZA QUE YACE AL AIRE LIBRE.


MARGAS ROJAS Y VERDES
UNO DE LOS PANELES DE ARNAO
El visitante dispuesto a realizar un viaje en el tiempo se adentrará en primer lugar en el Centro de Interpretación, ubicado en el antiguo casino, y allí tendrá ocasión de conocer en primer lugar los elementos diferenciales de la geología en Arnao, ya que en este enclave se ha encontrado un importante yacimiento paleontológico que se corrresponde con el Devónico Inferior (Paleozoico medio), periodo de hace 400 millones de años, lo siguiente a explicar es la prehistoria de la mina, el periodo desde que se abre esta primera explotación en 1591 hasta el año 1833, cuando es recuperada por la Real Compañía Asturiana de Minas. La última fase que se dará a conocer en el centro hace referencia a la historia de la minería del carbón en España y en particular el papel que jugó la mina de Arnao en los años posteriores.

RESTOS CORALÍNEOS DEL DEVÓNICO APARECEN POR TODA LA RUTA HASTA SALINAS

En el exterior encontramos varias zonas de arrecife de coral ubicadas por ejemplo en el túnel que une la playa de Salinas con el Valle de Arnao y en otras zonas señaladas, que han llegado a proponerse como Patrimonio de la Humanidad. No sabemos qué futuro le espera al yacimiento, más allá de estar contemplado en el proyecto museológico que se ubicará en el castillete de la mina de Arnao, el "pozo güelu", el más antiguo de Asturias. Siguiendo la senda que va a Salinas y pasando el túnel llegamos al Museo de Anclas de Philippe Cousteau.



2. EL MUSEO DE ANCLAS PHILIPPE COUSTEAU DE SALINAS: UN HOMENAJE A LA PAZ POR LAS GENTES DE LA MAR

La idea de El Museo de Anclas Philippe Cousteau surge a finales de los años 80 en el seno de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar, para rendir homenaje a sus gentes, y a toda la cultura que ésta representa a través de la unión de los mares y los océanos. Se pensó en la figura de Philippe Cousteau, ofreciendo así un homenaje eterno a las gentes que dieron su vida por "La Mar". Es una instalación al aire libre ubicada en un promontorio natural rodeado de mar: La Peñona.

El museo es un paseo al aire libre totalmente gratis y abierto, forma parte del itinerario entre Arnao y Salinas, es además un recuerdo, un regalo y un homenaje a todas esas personas que dedicaron su vida a la defensa de los ecosistemas marinos, representados en la figura de Philippe Cousteau. Es un Museo singular, está al aire libre y cualquier persona puede acceder a él en cualquier momento. El fiel reflejo de Asturias: sus "puertas", siempre están abiertas para su visita.

PHILIPPE COUSTEAU REPRESENTA A TODAS LAS PERSONAS QUE DEDICARON SU VIDA A LA DEFENSA DE LOS ECOSISTEMAS MARINOS, PESCADORES, INVESTIGADORES, CIENTÍFICOS, DEPORTISTAS... HASTA EL ÚLTIMO SUSPIRO DE SU VIDA LO DEDICÓ A LA CONSERVACIÓN Y CUIDADO DE LOS ECOSISTEMAS MARINOS, SUS VALORES CIENTÍFICOS Y HUMANOS PUEDEN SEGUIRSE POR TODO EL MUNDO A TRAVÉS DE LOS MARES Y OCEÁNOS. UN ACCIDENTE EN UN HIDROAVIÓN EN PLENAS LABORES CIENTÍFICAS ACABÓ CON SU VIDA EL 28 DE JUNIO DE 1979 EN LA DESEMBOCADURA DEL RÍO TAJO, CERCA DE LISBOA. HOY EL EQUIPO TÉCNICO DE LA FUNDACIÓN PHILIPPE COUSTEAU TRABAJA POR EL IMPULSO DE LA CULTURA DE LA MAR, LA PAZ ENTRE LOS PUEBLOS, LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL, EL DESARROLLO SOSTENIBLE Y LA DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE A TRAVÉS DEL FOMENTO DE LA ECONOMÍA, LA INVESTIGACIÓN, EL VOLUNTARIADO Y PROGRAMAS DE COOPERACIÓN Y DESARROLLO CULTURALES, CÍVICOS Y EDUCATIVOS RELACIONADOS CON EL ENTORNO NATURAL, LA MAR, SUS AGUAS Y SUS GENTES EN EL MÁS AMPLIO SENTIDO.



Podemos llegar al museo desde la carretera N-632 accediendo por la red urbana de Salinas, y también desde Avilés por San Juan de Nieva, por medio de una carretera local que comunica estos dos núcleos a través del campo dunar. Dentro del concejo de Castrillón, también se puede acceder desde la localidad vecina de Arnao a través de un túnel. Está compuesto por un conjunto de anclas procedentes de barcos significativos, entre las que destaca la que fuera el ancla del navío "Nuestra Señora de Atocha", galeón que se hundió en las costas del estrecho de Florida en 1622.

El icono que identifica a lo marítimo en todo el mundo es el ancla. Todas las marinas del mundo la incluyen en los atributos del uniforme y en las insignias. Está presente en los gallardetes, en la decoración de la vajilla y hasta en el tradicional felpudo que da la bienvenida al barco. Tanto protagonisto no es porque sí. En más de una ocasión del ancla va a depender la seguridad del barco y de la tripulación. Curiosamente, de todos los elementos de un barco el ancla es también el más sencillo, es el que menos ha evolucionado en toda la historia de la navegación. Desde el mundo antiguo hasta finales del siglo XIX el ancla de cepo tipo Almirantazgo fue el más utilizado en los grandes buques. Ya sabemos dos de las cualidades básicas de toda ancla: es sencilla y capital. Para saber más de ambos asuntos debemos acercarnos al Museo de las Anclas de Salinas, en Castrillón. Un conjunto monumental al aire libre que coloca al ancla en el trono que se merece y que lleva el nombre de uno de los personajes más apasionados por la biología y la cultura marítima: Philippe Cousteau.


EL MUSEO DESDE LA PLAYA DE SALINAS (A LA IZQ. PHILIPPE COUSTEAU)
Nacido en 1940 en Tolón (Francia), su vida estuvo ligada al mar en el que empezó a bucear con solamente siete años. Colaboró estrechamente con su afamado padre, Jacques-Yves Cousteau, con el que embarcó a bordo del legendario –y recientemente restaurado– RV Calypso en 1967. Por su trabajo como cámara en The Singing Whale, de la serie The Undersea World of Jacques Cousteau, fue nominado a los premios Emmy en la categoría de documental. Philippe acompañó a su progenitor en aventuras por todo el mundo y relató sus experiencias en Shark: Splendid Savage of the Sea. Un accidente en hidroavión acabó con su vida  en Lisboa en junio de 1979.

El museo de anclas que lleva su nombre se complementa con un grupo de esculturas y estructuras metálicas a semejanza de velas. Este Museo está concebido como un conjunto monumental al aire libre, donde se resalta la belleza de las anclas, que junto con el Templo de los Océanos, o el busto de Philippe Cousteau, proporcionan un interés añadido a una "Peñona" que siempre tuvo un carácter mítico para los castrillonenses. 


ANCLA DEL "CONSULADO DE BILBAO" CUYO FINAL Y DESTINO QUEDA LIGADO A UNA TRAGEDIA, ES LA PRIMERA DE LAS ANCLAS LLEGADAS AL MUSEO PHILIPPE COUSTEAU DONADA POR EL AYUNTAMIENTO DE BILBAO EN 1990, PUDO SER RECUPERADA DESPUÉS DE LA CATÁSTROFE DE SEPTIEMBRE DE 1983 EN BILBAO

 EL MUSEO Y LAS ANCLAS


SALINAS, AL FONDO EL MUSEO