domingo, 16 de junio de 2013

INTIMANDO CON POSEIDÓN (DIVULGACIÓN CIENTÍFICA)

DIVULGACIÓN CIENTÍFICA EN RADIO EUSKADI

Nunca se nos había brindado una oportunidad como la que Radio Euskadi nos ofreció cuando estábamos inmersos en plena crisis sísmica en Navarra, ninguna otra emisora local o autonómica creyó interesante tal proyecto; intentamos así divulgar una mirada responsable hacia nuestra Tierra a través de las ondas. Las ciencias de la Tierra son un valor emergente, lo han demostrado, ya comienzan a entenderse y valorarse entre las comunidades que vivimos como nunca antes había ocurrido.

Las ciencias de la Tierra ya son vistas como una serie de disciplinas que practican científicos cualificados para dotar a la sociedad de armas eficientes con las que resistir los embates de la Naturaleza, adelantando propuestas efectivas para que el medio humano y la propia Naturaleza no lleguen a destruirse mutuamente; adelantándose también a los acontecimientos desde la idea de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe natural.

Dicha visión a veces se percibe en clara contraposición y enfrentada a intereses particulares temporales o pasajeros, algunos tristemente institucionales si han perdido la capacidad de servir a la comunidad que los creó. Puede que el profesional de las Ciencias de la Tierra, con amplia y desinteresada mirada, que dice la verdad sobre aspectos concretos de nuestra relación con el medio, no tenga una calurosa acogida por algunos sectores poderosos a los que resulta incómodo. Hay sectores económicos que no creen o prefieren no percibir nuestra influencia en el medio que nos permite existir, nos sustenta y da de comer, aunque ya sea tan evidente.

Puesto que nada tenemos que perder y sí mucho que ganar, al hacer públicas y compartir con la ciudadanía nuestras reflexiones y propuestas, procuraremos seguir haciéndolo como hasta ahora. Entre esas ideas, brillantes o no, prácticas o denostadas por intereses especulativos, está el valioso objetivo de no acabar con el medio que nos sustenta, o que éste no acabe con nosotros..., y reafirmarnos en la infalibe certeza de que ciertas disposiciones inteligentemente articuladas (y por lo tanto previamente investigadas) desde el medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de cualquier tipo de catástrofe y permitirnos una vida equilibrada y placentera en armonía con el medio.

La Naturaleza en Euskadi y en Navarra es aún uno de nuestros mayores tesoros, un tesoro que tanto nos da y nos quita, actuamos sobre nuestro territorio y hablamos de él como si fuéramos sus dueños. La Naturaleza también aquí es ya una cuestión social porque la hemos hecho social, cuando decimos nuestro "patrimonio natural" expresamos una actitud profundamente moderna, es verdad, pero también de arrogancia y apropiación de una dinámica que a duras penas comprendemos y menos aún podemos controlar.

La cuestión se agrava cuando sabemos a ciencia cierta que no podemos seguir evitando aportar fondos de investigación para dedicarlos a la comprensión de esta frágil y estrecha interfaz (entre la atmósfera y la hidrosfera) en la que habitamos. La prosperidad de nuestras comunidades está en nuestras manos en una medida mucho mayor de lo que creemos. En lo que va de año se han producido tres inundaciones, una docena de impactos sísmicos en el área metropolitana de Pamplona (350.000 habitantes) desde varios enjambres, y una infinidad de deslizamientos en laderas que aún permanecen en movimiento por toda la geografía tanto de Euskadi como de Navarra. Hemos experimentado que somos muy vulnerables.

Avisos no nos faltan, es necesaria otra mirada y mucha más participación de los profesionales de las ciencias de la Tierra en las estrategias futuras; la distribución de nuestras actividades económicas, nuestro hábitat, nuestras relaciones culturales, laborales y afectivas por tanto, están íntimamente ligadas a esa aún incomprendida dinámica de nuestro planeta. En la medida que influimos en ella por cómo y cuánto lo hacemos, nos estamos cambiando a nosotros mismos.

Antonio Aretxabala       
Pamplona, 15 de junio de 2013


DESDE LA FORTALEZA DE UJUÉ, DE TXEMA LEÓN (HIDROGEÓLOGO)



Comenzamos un viaje al centro de la Tierra precisamente en Islandia como propuso Julio Verne, y seguimos con los recientes terremotos de Irán, las visitas de meteoritos, el cambio climático o los nuevos espacios reserva de la biosfera. Acabamos el viaje en Navarra, lugar donde realmente todo empezó, y es que 2013 ha supuesto en la Comunidad Foral un año en el que la geología ha querido estar en la primera línea de la actualidad.

Movimientos sísmicos, laderas en movimiento, inestabilidades por doquier y graves inundaciones históricas han puesto sobre la mesa la necesidad de replantearnos si verdaderamente conocemos adecuadamente la dinámica de la Tierra, nuestra interacción con ella y nuestras maneras de comprenderla. 

Nuestra relación con la Tierra que nos sustenta va más allá de lo que habitualmente consideramos. Nuestra personalidad, el carácter de nuestras comunidades, están influenciados por ella. Muchos acontecimientos que cambiaron la historia de la humanidad tienen un origen geológico. A lo largo de ocho programas de radio veremos unos cuantos ejemplos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
I

REIKJAVIK





Un tercio de la lava de la Tierra la genera Islandia. Estamos ante la isla más volcánica del planeta, una fumarola latente que a veces da avisos como los de 2010 y 2011, pero otras, grandes sustos y cambios climáticos a los que se les achaca también cambios en la consciencia humana. Por supuesto, grandes cambios naturales implican grandes cambios sociales y además se pueden repetir, como el de 1783, cuando la erupción del volcán Laki afectó seriamente durante tres años al clima del planeta.

Se calcula que la erupción de 1783 del Laki causó, de forma indirecta, dos millones de muertos. Las cosechas europeas fueron muy escasas, el hambre, la enfermedad, la especulación con los alimentos desembocaron en la revolución francesa, un cambio en el mundo social, económico y cultural y en las relaciones humanas tuvo un origen geológico, es el principio de la moderna democracia.

ERUPCIÓN EN 2010 DEL EYJAFJALLAJÖKULL




Desde la década de los 90 del siglo XX, Irán desarrolla sus propias herramientas de mitigación, el terremoto de 1990 (M 7,5) que mató a 60.000 personas supuso un cambio radical en la manera de afrontar esa dura realidad que los países cercanos a placas que chocan, compartimos. En 1989 la normativa iraní de construcción sismorresistente se presentó como una de las más avanzadas del mundo.

Posteriormente, concienzudos estudios sobre las características geológicas de Teherán y otras grandes ciudades, ampliaron el espectro de posibilidades de mitigación con planes urbanísticos acordes con la realidad del subsuelo.

LA CENTRAL NUCLEAR DE BUSHEHR

Queda la asignatura pendiente de sus materiales de construcción tradicionales, muy vulnerables, en Bam (Patrimonio de la Humanidad) van siendo sustituidos, a la par que se ha reurbanizado por completo una ciudad Patrimonio de la Humanidad con criterios antisísmicos, entre otros. Además, se creó una Secretaría de Educación Pública en 1990 para mejorar "la seguridad, prevención y preparación con una cultura sísmica para todos los grupos sociales".

En octubre de 2003, Bahram Akasheh, profesor de geofísica en la Universidad de Teherán, subrayó en círculos internacionales los efectos de la ignorancia de la población sobre los terremotos, lo que calificó como algo "venenoso". Sin duda, en lo que a la cultura sísmica de la población y la concienciación social de los sectores económicos se refiere, los iraníes aventajan a Europa.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
II


IMPACTO DEL TERREMOTO DE SALINAS EN TWITTER. 20-IV-2013 (UNIVERSIDAD DE NAVARRA)


  INTIMANDO CON POSEIDÓN II
DOS TERREMOTOS DE LA SERIE ACTUAL QUE COMENZÓ EN FEBRERO YA ESTÁN ENTRE  LOS 10 PRIMEROS DE LA HISTORIA DE LA "SISMICIDAD FORAL"

SAN MARTÍN DE GUERGUITIÁIN EN EL VALLE DE IZAGAONDOA HA VIVIDO EN LOS ÚLTIMOS SIGLOS VARIOS IMPACTOS SÍSMICOS  IMPORTANTES, LA MIRADA CIENTÍFICA CLARIVIDENTE LO LEE EN SUS GRIETAS, SUS PALABRAS ESTÁN ARTICULADAS EN FRASES COMPLETAS ESCRITAS EN LOS RENGLONES DE SU SILLERÍA.



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
III


Volcanes, sismicidad inducida, Patrimonios de la Humanidad... Hablamos de la energía desatada por terremotos y volcanes, algunos inactivos de momento, otros los tenemos cerca... y son más de los que pensamos. Pero... ¿los tenemos en cuenta cuando decidimos dónde construimos?

LAS MINAS DE ALMADÉN, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD 

LAGUNA VOLCÁNICA DE CERVERA (CAMPO DE CALATRAVA)

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
IV

NUEVAS MEDIDAS, NUEVOS DATOS, NUEVAS PROPUESTAS
Nuevas técnicas han permitido a los expertos en la European Synchrotron Radiation Facility (ESRF, Instalación Europea de Radiación Sincrotrón) establecer que la temperatura cerca del centro de la Tierra es de 6.000 grados centígrados (10.832 grados Fahrenheit), es decir, unos 1.000 grados centígrados más caliente que lo determinado en un experimento realizado por investigadores alemanes en 1993.

Se cree que la técnica de rayos X es superior a la técnica óptica utilizada por el alemán Reinhard Boehler, que registró un resultado unos 1.000 grados más frío basado en la observación de recristalización, que fue interpretada como fusión.

“Estas mediciones confirman modelos geofísicos según los cuales la diferencia de temperatura entre el núcleo sólido y la capa que lo rodea debe tener al menos 1.500 grados para explicar porqué la Tierra tiene un campo magnético”.

LA ATMÓSFERA, LA HIDROSFERA, IONOSFERA Y MAGNETOSFERA: NUESTRAS DEFENSAS


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
V

Un paseo por los pósters, stands y exposiciones del centro de congresos de Cancún (México) con ocasión del  Meeting of the Americas 2013, organizado por la American Geophysical Union, donde Miguel de Las Doblas y Antonio Aretxabala presentamos el primer trabajo español sobre hidrosismicidad. Muy cerca del impacto de Chicxulub.

CRÁTER DE CHICXULUB



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
VI
 
INTIMANDO CON POSEIDÓN VI
LA SUPERFICIE DE MARTE


El núcleo de la Tierra rota a diferentes velocidades, acelerando y desacelerando con frecuencia, y este movimiento no está sincronizado con la de la masa restante del planeta, según un estudio divulgado en Australia. En 1692, el astrónomo y geofísico Edmund Halley, quien estudió la órbita del cometa Halley, especuló que las capas internas de la Tierra rotaban a diferente velocidad y tenían distinta carga magnética. Halley planteaba que la Tierra estaba formada por varias esferas, cada una con distinta carga magnética.

Ahora una investigación de la Universidad Nacional Australiana revela que no solo el índice de rotación del núcleo es distinto a la del manto, la capa que está por debajo de la corteza terrestre, sino que, además, su velocidad es variable. Los científicos liderados por el físico Hrvoje Tkalcic descubrieron que en comparación con el manto, el núcleo rotaba a mayor velocidad en la década de 1970 y 1990, pero desaceleró en la de los 80.

Hace 4.500 millones de años, cuando el Sistema Solar aún estaba en su infancia, un planeta del tamaño de Marte, llamado Theia en honor a la madre de Selene en la mitología griega, chocó contra la Tierra. Del cataclismo surgió la Luna que después se mostraría como una compañera esencial para la aparición de la vida en nuestro planeta. La presencia del satélite protegió a la Tierra de los meteoritos y estabilizó y ralentizó su órbita, evitando así un clima extremo pernicioso para el desarrollo de la vida compleja.

SISTEMA TIERRA-SOL-LUNA

UNA IMAGEN ANTIGUA Y AL MISMO TIEMPO MODERNA DE LA TIERRA

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 
VII






La adopción de un enfoque uniforme que contemple los cambios atmosféricos y los telúricos en estrecha relación es ya una mirada emergente cada vez más presente entre los científicos.

Las actividades humanas industriales y nuestro nuevo estilo de vida, con emisiones de gases y otros cambios que hacen el clima más extremo, conllevarán en no muy largo plazo, un aumento de más de 4°C en la media del planeta. Mientras tanto, lluvias nunca vistas y sequías prolongadas comienzan a ser normales.

Las respuestas más profundas que se darán sin duda y afectarán a nuestras ciudades, entre ellas los reajustes corticales debidos a los "climatequakes" o terremotos climáticos, erupciones en zonas volcánicas y por supuesto ciclones, huracanes y tornados, amén de las grandes sequías y períodos anormalmente lluviosos.

El riesgo es una noción típica de la modernidad, ha crecido con ella, domina en la actualidad a la sociedad y a su unidad construciva, la ciudad y por lo tanto lo que hay en ella: todas las costumbres y relaciones sociales. Podemos afirmar que ya somos la sociedad del riesgo.



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 
VIII
  





LAS INUNDACIONES EN NAVARRA EN JUNIO DE 2013:
NATURALEZA Y URBANISMO DE CARA AL SIGLO XXI



Las recientes inundaciones ocurridas en Navarra, en especial en la Cuenca de Pamplona, responden a la conjunción de una serie de circunstancias naturales y provocadas por el ser humano. 

No parece que en Pamplona se haya cultivado ni desarrollado aún la idea geotécnica de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe.

Ahora lo más importante es analizar, detectar, y sobre todo corregir, con una mirada crítica qué es lo que nos ha llevado a una situación así; sólo de esta manera podremos evitar en lo posible el volver a repetir los mismos errores.

La ciudadanía se pregunta y con razón, cómo es que con valores de precipitaciones ya vividos en otras ocasiones, el efecto ha sido esta vez tan desastroso que se ha calificado de "histórico".


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


GRACIAS Y HASTA LA PRÓXIMA
MI MÁS PROFUNDO AGRADECIMIENTO A EiTB
ESPECIALMENTE A TODO EL EQUIPO DE LA NOCHE DESPIERTA
HABÉIS CONTRIBUIDO A ELEVAR NUESTRA PROFESIÓN A UN LUGAR MÁS DIGNO

 ESKERRIK BEROENAK EMAN NAHI DIZKIOT EITB-RI, BATEZ ERE "LA NOCHE DESPIERTA
SAOIKO TALDE OSOARI, GURE PROFESIOA LEKU DUINAGO BATERA 
ALTXATZEN LAGUNDU DUZUE ETA.

ESKERRIK ASKO, AGUR
FUEGO, AGUA, TIERRA Y AIRE 
NUESTRO PRINCIPIO Y NUESTRO FIN

SUA, URA, LURRA, ETA HAIZEA
GURE HASIERA ETA GURE BUKAERA
SCHILLER: DREIKLANG (LEBEN)

miércoles, 12 de junio de 2013

LAS INUNDACIONES EN NAVARRA EN JUNIO DE 2013: NATURALEZA Y URBANISMO DE CARA AL SIGLO XXI


MÚSICA: SCHILLER, DREIKLANG (LEBEN)

VILLABA 9 DE JUNIO DE 2013


Las recientes inundaciones ocurridas en Navarra, en especial en la Cuenca de Pamplona, responden a la conjunción de una serie de circunstancias naturales y provocadas por el ser humano. 

No parece que en Pamplona se haya cultivado ni desarrollado aún la idea geotécnica de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe.

Ahora lo más importante es analizar, detectar, y sobre todo corregir, con una mirada crítica qué es lo que nos ha llevado a una situación así; sólo de esta manera podremos evitar en lo posible el volver a repetir los mismos errores.

La ciudadanía se pregunta y con razón, cómo es que con valores de precipitaciones ya vividos en otras ocasiones, el efecto ha sido esta vez tan desastroso que se ha calificado de "histórico".


1. INTRODUCCIÓN: EL SABER GEOLÓGICO, CLAVE PARA ADELANTARSE A LAS CATÁSTROFES

Al menos en Navarra y Euskadi vamos consiguiendo que al geólogo se le vea y arrope como un bien necesario querido y valorado entre la comunidad, parece que las estadísticas profesionales así nos lo muestran. Se percibe en el geólogo una destreza especial con una visión amplia, holística y congruente en relación a las actuaciones que los seres humanos llevamos a cabo sobre el medio que habitamos, parece un profesional capaz de suministrar herramientas efectivas, útiles e inteligentes para mejorar la vida del ser humano de acuerdo al entorno que hemos decidido habitar.

Al geólogo se le ve como un científico cualificado y avezado para dotar a la sociedad de armas eficientes para resistir los embates de la Naturaleza sobre la ciudad (vista ésta como unidad estructural de la sociedad del siglo XXI) y viceversa, adelantando propuestas efectivas para que ambas no lleguen a destruirse mutuamente; adelantándose también a los acontecimientos desde la idea de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe.

No obstante, dicha visión a veces se percibe en clara contraposición y enfrentada a intereses particulares temporales o pasajeros, algunos tristemente institucionales si han perdido la capacidad de servir a la comunidad que los creó, o con la arrogancia, insolencia y soberbia de según qué técnicos que representan individualidades, tentaciones lucrativas hoy tristemente de actualidad, o actúan en provecho de objetivos que no son los puramente científicos, o beneficiosos para la comunidad.

Puede que el profesional de las Ciencias de la Tierra, con amplia y desinteresada mirada, que dice la verdad sobre aspectos concretos de nuestra relación con el medio, no tenga una calurosa acogida por algunos sectores poderosos, vemos a veces que ésta es más bien fría, ya que procuramos no practicar (como sí hemos visto últimamente en algunos técnicos vinculados a estamentos oficiales cuando se les brinda a que cada palo aguante su vela...) el matar a los mensajeros o practicando el "si no estás conmigo estás contra mí..." de eso sí podríamos hablar largo y tendido...

Puesto que nada tenemos que perder y sí mucho que ganar, al hacer públicas y compartir con la comunidad nuestras reflexiones, procuraremos seguir haciéndolo. Entre esas ideas, brillantes o no, prácticas o denostadas por intereses especulativos, está el valioso objetivo de no acabar con el medio que nos sustenta, o que éste no acabe con nosotros..., y reafirmarnos en la infalibe certeza de que ciertas disposiciones inteligentemente articuladas (y por lo tanto previamente investigadas) desde el medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de cualquier tipo de catástrofe.

La vulnerabilidad es la expresión de los efectos que un evento determinado tendrá sobre una comunidad o sociedad afectada, pero no debe caerse en la tentación de identificarla plenamente con las pérdidas. Hacerlo introduciría la idea de que valorarla es una labor a efectuar con posterioridad a la catástrofe, y además tiende a reducir su alcance al de las pérdidas económicas, ofreciendo una visión totalmente economicista y deshumanizada, algo que pregonamos en este blog, es antirresiliente.

En la Cuenca de Pamplona en lo que va de año se han producido tres inundaciones, una docena de impactos sísmicos en el área metropolitana desde varios enjambres, y una infinidad de deslizamientos en laderas que aún permanecen en movimiento; avisos no nos faltan: a buen entendedor sobran las palabras.

Antonio Aretxabala       
Delegado del ICOG en Navarra
Pamplona 12 de junio de 2013


ZONAS INUNDABLES DEL ÁREA METROPOLITANA DE PAMPLONA (CERCA DE 350.000 HABITANTES). LAS ÁREAS EN ROJO CORRESPONDEN A SUPERFICIE DECLARADA URBANIZABLE Y YA CONSTRUIDA A FINALES DEL SIGLO XX Y PRINCIPIOS DEL XXI. ENTRE ENERO Y JUNIO DE 2013 SE HAN PRODUCIDO TRES EPISODIOS DE INUNDACIÓN, VARIOS ENJAMBRES SÍSMICOS E INFINIDAD DE DESLIZAMIENTOS. LA RECURRENCIA DE DICHOS EPISODIOS VA SIENDO CADA VEZ MÁS FRECUENTE.


2. LOS FACTORES DESENCADENANTES DE LAS INUNDACIONES DE NAVARRA EN JUNIO DE 2013


2.1 LAS PRECIPITACIONES, EL DESHIELO Y LA NO REGULACIÓN DEL RÍO ULTZAMA

En primer lugar se ha producido un episodio de precipitaciones importantes con valores cercanos a 100 y 150 litros por metro cuadrado en 24 h en algunas zonas del norte de la región, valores altos, es verdad, pero ya vistos en otras ocasiones. A ello hay que añadir que la distribución horizontal ha sido muy extensa, prácticamente regional y una subida de temperaturas que añadió la fusión de nieve y hielo abundantes en las cumbres. También debemos recordar que el río Ultzama está sin regular y que en un intervalo de tiempo breve, el día 9 de junio de 2013, aportó la mayor parte del flujo de agua.


2.2 LA SATURACIÓN HÍDRICA (NO SÓLO ANÍMICA) DE LA REGIÓN

Un factor geológico con el que no se ha contado, y que ya se advirtió desde los medios durante las primeras horas en que se detectaron tan fuertes lluvias, es el hecho de que los terrenos, suelos, rocas, acuíferos, embalses, etc., de toda la Comunidad Foral se encuentran prácticamente saturados, llenos, e incluso rebosantes desde hace meses.

Este factor es transcendental para comprender por qué unas lluvias fuertes, pero tampoco extraordinarias, han sido capaces de desencedenar tanto daño. Y es que "llueve sobre mojado", cualquier aporte nuevo ya no puede ser absorbido por el suelo, no hay infiltración, cada gota de agua pasará directamente a la escorrentía, por lo que los cauces naturales de drenaje se verán saturados con aportes que no tienen por qué ser históricos.

Hay que destacar que tales observaciones de carácter geológico deben computar a la hora de valorar el riesgo por parte de las entidades que velan por la seguridad de los ciudadanos, por lo que es necesario que dichas instituciones comiencen ya a nutrirse de un saber geológico, del cual como se ha visto carecen; a la hora de adelantarse a acontecimientos relacionados con los riesgos naturales es vital su presencia.

VISTA AÉREA DE LOS CORRALILLOS EL 9 DE JUNIO DE 2013


2.3 LA VORACIDAD URBANÍSTICA DE FINALES DEL SIGLO XX Y PRINCIPIOS DEL XXI. LA DESCONSIDERACIÓN CULTURAL HACIA EL AGUA Y EL TERRITORIO: UN POCO DE HISTORIA

Se pregunta la ciudadanía el porqué si en Pamplona a las 16 horas se alcanzó un máximo de 600 metros cúbicos por segundo y en Etxauri por ejemplo el máximo a las 19 horas del domingo 9 de junio de 2013, fue cercano a 1000 ¿cómo es que el resultado en la capital de Navarra ha sido tan catastrófico y en Etxauri no?

Aquí es donde la respuesta incluye las actividades del ser humano. Tradicionalmente algunas zonas ya urbanizadas en Pamplona, como la Rochapea, ciertas zonas de Villaba y Burlada, etc., han venido siendo zonas de huerta en las sucesivas distribuciones históricas de la ciudad de Pamplona, pero a finales del siglo XX y principios del XXI se urbanizaron como zonas residenciales; en Etxauri, por ejemplo, este fenómeno urbanístico no se dio en las vegas de los ríos. 

Es así por lo tanto que se explica el daño generado en algunos barrios de Pamplona, cuyas cotas topográficas, estratigrafía y geomorfología, están ligadas a unidades de valle fluvial o llanura de inundación, por lo que han repetido este fenómeno de daño por inundación muy a menudo en los últimos años, por ejemplo hasta tres veces en lo que llevamos de año.

AGUA Y CIUDAD, DAVID ALEGRÍA SUESCUN
El Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra publicó en 2005 el libro titulado “Agua y ciudad. Aprovechamientos hidráulicos urbanos en Navarra (siglos XII-XIV)”, su autor es David Alegría Suescun (izquierda).

En esta obra se examina la relación del agua con el urbanismo y la tecnología en localidades como Estella, Sangüesa, Puente la Reina, Pamplona, Olite, Tudela y San Juan de Pie de Puerto. Nuestra relación con el agua debería abarcarse como una interacción no sólo física o de aprovechamiento del recurso, sino como lo presenta el autor en ese libro: una relación cultural.

En la localidad de Villava hoy a punto de ser declarada zona catastrófica, hay datado en 1254 un estatuto de los trabajadores textiles del batán que acaso sea el más antiguo de los que se conocen en la Península Ibérica.

David Alegría Suescun calcula que el concurso del agua podía representar aproximadamente un 20% de la fiscalidad urbana y el sector a un 15% de los trabajadores, por lo que ocupaba una escala socioeconómica intermedia.


Aunque su uso fue un elemento clave en los cambios registrados en la estructura económica de la sociedad y en el esculpido urbano, el agua recibía un trato especial, era un bien regulable desde muchos puntos de vista: todos los necesarios para vivir en paz y de manera próspera. Han pasado ocho siglos, la falta de aderezo cultural de nuestras actuales instituciones ha hecho que se haya perdido esa valiosa visión, los perjuicios derivados de semejante ceguera no son otra cosa, sino su herencia.

Este es otro más de los ejemplos que no nos cansamos de sacar a la luz una y otra vez: geógrafos e historiadores, pioneros en el siglo XIX y XX de la investigación sobre catástrofes y configuraciones urbanas han ido abandonando, o han sido apartados, también en Navarra hasta ahora, del estudio específico de los terremotos, inundaciones como las inundaciones de Sangüesa, avalanchas, como el evento de Azagra que al final gracias a los historiadores se descubrió que fueron cuatro, y otras muchas ocurrencias de fenómenos naturales perdidas en la memoria.

Un caso tremendamente llamativo y muy esclarecedor para valorar la realidad de nuestro medio es por ejemplo el fenómeno sísmico de varios días que azotó a Sangüesa y Pamplona en agosto de 1612. Aún no aparece en catálogo alguno sobre sismicidad histórica, pero su esclarecimiento se debe al estudio de D. Juan Cruz Labeaga sobre plegarias religiosas en algunos cultos religiosos de la Sangüesa del siglo XVII.

Vemos que se ha producido una invasión en materias geográficas e históricas por parte de otros científicos ajenos a ese tipo de investigación, podemos ser expertos en nuestras disciplinas, pero carecemos de una buena metodología histórica, somos técnicos de la Física, Geología, Arquitectura, Ingeniería..., el desenlace: grandes confusiones con muy bajo nivel en los resultados, unas pobres bases para hacer normativa urbana y un coste económico y social que aún estaría por determinar.


LA PISTA DE PATINAJE Y FUTBITO DE SAN JORGE EL 9 DE JUNIO DE 2013






3. LAS LECCIONES APRENDIDAS Y NO APRENDIDAS, "LAS SOLUCIONES GRANDILOCUENTES" Y EL URBANISMO DEL SIGLO XXI

La ley del suelo de 2008 aún sigue sin desarrollarse en muchas comunidades y ayuntamientos, recordemos que en su artículo 15 obliga a cotejar los mapas de riesgo, entre ellos los de inundabilidad, antes de urbanizar o distribuir el territorio.

Todo lo anterior vuelve a poner encima de la mesa el hecho de que, cada vez que se produce una catástrofe de origen natural como pueda ser un terremoto, unas inundaciones, un tornado, etc., los estudios posteriores que identifican configuraciones urbanas y dinámicas geológicas no tenidas en cuenta, como es el caso de las inundaciones de Pamplona de junio de 2013, apuntan a que una y otra vez los informes de análisis posteriores señalan siempre las mismas deficiencias relacionadas con el conocimiento del medio y la adecuación de nuestras ciudades a dicho medio evolutivo y cambiante. 

Una y otra vez ven la luz los mismos fallos denunciados en las experiencias anteriores. Por otro lado las medidas que se toman siempre son correctoras después de las desgracias y casi nulas las preventivas, las cuales se ven aún como algo carente de valor próspero. 

La implantación de políticas preventivas y optimizadoras, acordes con los rasgos ambientales, geológicos, climáticos, y de distribución del territorio, todavía se advierten por parte de nuestros dirigentes, como algo difuso y limitativo de desarrollo económico. Las actuaciones post-catástrofe se orientan mucho más hacia una exigencia de recuperación de la situación igual a la anterior que hacia la posibilidad de impulsar nuevas políticas para garantizar la resistencia futura y la resiliencia. 

La extraordinaria complejidad del entramado jurídico español sobre la gestión del agua y la confusión derivada de su frecuente uso en el ámbito de los enfrentamientos políticos son responsables en buena medida también de nuestras catástrofes, a veces mucho más que su desequilibrado reparto e incomprendida dinámica.

Sin lugar a dudas en Navarra hay un exceso de discurso vertical: si nuestros dirigentes insisten en sus grandilocuentes "soluciones definitivas" mucha gente (que no es especialista en estos temas) acaba adoptando esa visión como la única posible, una muestra más de la deficiencia pedagógica de nuestras instituciones y medios de comunicación de masas en los que se apoyan; en vez de divulgar soluciones resistentes y resilientes a medio y largo plazo presentan los siempre mediática y ostentosamente exhibidos "parches" rodeados de pompa, a ser posible con mucho bombo y platillo.

Y lo mismo vale para el agua que para los terremotos, los incendios, los tornados... a la región de Murcia en dos años y unos meses le han tocado todos, las pérdidas en vidas humanas, patrimonio, infraestructuras, sectores económicos arrasados, algunos por años, por décadas, otros para siempre, en la ciudad de Lorca después de terremotos, inundaciones, especulación..., el desolador cuadro de un paisaje urbano irrecuperable ni siquiera nos hace reflexionar sobre la importancia del medio y nuestra interacción. ¿En Navarra tampoco?

¿Cuántos urbanistas de los ayuntamientos navarros fueron a aprender algo sobre distribución del territorio, y la manera de frenar el impacto de seísmos y agua en la ciudad del Sol: Lorca? ¿Cuántos profesionales y profesores del ámbito del urbanismo de Navarra escudriñaron las ruinas de La Viña o de San Fernando? ¿Dónde está el foro multidisciplinar de reflexión sobre lo sucedido en Navarra en junio de 2013? ¿Por qué tanto daño evitable? ¿Quién paga un coste tan alto?


LA DESOLACIÓN DE NUESTROS DIRIGENTES: EL CONSEJERO JAVIER MORRÁS Y LA PRESIDENTA YOLANDA BARCINA


4. OTRAS REFERENCIAS



INUNDADOS: ARTÍCULO SOBRE EL USO DE TICs EN LA PREVENCIÓN DE (ENTRE OTRAS COSAS) INUNDACIONES; POR JAVIER ARMENTIA, DIRECTOR DEL PLANETARIO DE PAMPLONA


ICOG: LOS TERRENOS, ACUÍFEROS Y EMBALSES DE NAVARRA ESTÁN PRÁCTICAMENTE SATURADOS DESDE HACE MESES (ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS DE ESPAÑA)



EITB: LA NOCHE DESPIERTA, INTIMANDO CON POSEIDÓN. LAS INUNDACIONES EN NAVARRA




INFORMATIVOS NAVARRA TV, 12-VI-2013


sábado, 8 de junio de 2013

UN'IMMAGINE ANTICA E AL TEMPO STESSO MODERNA DELLA TERRA / UNA IMAGEN ANTIGUA Y AL MISMO TIEMPO MODERNA DE LA TIERRA

MÚSICA: SCHILLER, HIMMELBLAU (ATEMLOS)


PUBLICADO EN RAGUSA-NEWS (SICILIA)
Un gruppo di scienziati con a capo il fisico Hrvoje Tkalcic ha scoperto, infatti, che, rispetto al mantello, il nucleo ha preso a ruotare a una velocità maggiore nelle decadi relative al 1970 e al 1990 mentre ha decelerato nell’altra del 1980.


ITALIANO:

Con una certa assiduità gli uomini di scienza facciamo riferimento ad antichi schemi per acquisire una percezione del mondo conforme alle risorse fisiche che tanta tecnologia ci offre. Tale percezione, che confluisce nelle osservazioni - per non parlare delle intuizioni- dei geni del passato, ci avvicina sempre più alla visione dell’uomo medievale e anche del greco.

Il nucleo della Terra ruota a differenti velocità. È la nuova realtà che neppure Giulio Verne si azzardò a ipotizzare nella sua opera. E tuttavia lo fa accelerando e decelerando con maggiore frequenza di quanto pensassero ai loro tempi personalità del calibro di Edmund Halley.

Ora crediamo, secondo uno studio divulgato in Australia, che questo movimento non sia sincronizzato con quello della massa restante del pianeta. Come dicevamo, nel 1692 l’astronomo e geofisico Edmondo Halley, lo stesso che studiò l’orbita della cometa Halley, aveva formulato l’ipotesi che gli strati interni della terra ruotassero a differente velocità e avessero distinta forza magnetica. Per tutto il secolo XX si pensò addirittura a rotazioni contrarie a quelle degli strati esterni.

Come una specie di dinamo la Terra ci protegge dal letale bombardamento dei raggi cosmici.

In effetti, un recente studio dell’Università Nazionale Australiana ha scoperto che non solo l’indice di rotazione del nucleo è distinto da quello del mantello - che è lo strato immediatamente sottostante alla crosta terrestre- ma che, addirittura, la sua velocità è variabile.

Un gruppo di scienziati con a capo il fisico Hrvoje Tkalcic ha scoperto, infatti, che, rispetto al mantello, il nucleo ha preso a ruotare a una velocità maggiore nelle decadi relative al 1970 e al 1990 mentre ha decelerato nell’altra del 1980.

Questa Terra, che è la nostra casa, è molto viva e ci sostenta perché un insieme infinito di circostanze presenti e passate, che si sono tra di esse intrecciate, l’ha permesso. Non solo il fatto che il nucleo ruoti, ci fa da padre-madre, abbiamo parenti stretti anche un poco più lontano.

Quattromilacinquecento milioni di anni fa, quando il Sistema Solare era ancora in fasce, un pianeta della grandezza di Marte, chiamato Teia in onore della madre di Selene, collise con la Terra.

Una massa informe del suo nucleo, crosta e mantello, schizzò verso l’esterno ma non poté allontanarsi troppo. Rimase purtroppo prigioniera dell’orbita di una Terra che mostrava un’enorme cicatrice.

A poco a poco quella massa informe, che al pari di una bolla di sapone si allungava per poi assottigliarsi, ritornò a recuperare la perfezione geometrica alla quale qualsiasi corpo stellare tende: la sfera.

Da quel cataclisma nacque la Luna; in seguito la sua compagnia si mostrerà indispensabile per rendere possibile la comparsa della vita sul nostro pianeta. La presenza del satellite, infatti, protesse la Terra da nuovi impatti di meteoriti, stabilizzò e rallentò la sua orbita, evitò così il formarsi di un clima estremo dannoso per lo sviluppo delle forme di vita complesse. Inculcò alla Terra ritmi e cicli combinati tra di essi in un modo così perfetto da permettere, almeno nel suo strato più esterno, che il secondo principio della termodinamica potesse essere disatteso.

Nel tempo, intanto, nuovi “mantelli” sono comparsi: l’idrosfera, l’atmosfera, la ionosfera, la magnetosfera…

Sebbene questi involucri concettuali siano evidenziati nell’età moderna e contemporanea, la vita intelligente ha potuto assegnare loro un nome. Già dalla fine del XIX secolo e inizi del XX viene fuori tutta una serie di discipline che, invece di sminuzzare le scienze in tante specializzazioni sempre più concrete, le integra senza disintegrarle. Un caso esemplare ci è offerto dall’ecologia che fa “proprie” parole come “Biosfera”, concetto che dobbiamo a Vladimir Vernadsky, termine subito ripreso e adottato da Theilhard de Chardin. Tanto Vladimir Vernadsky quanto Theilhard de Chardin, entrambi ne parlano come una sfera fisica geometrica che conserva la particella “bio” riferita alla vita e, ancora, Theilhard accenna alla “noosfera”, un termine molto più incisivo per la carica, fisica e spirituale, racchiusa da una sfera del sapere e dell’etica nella Terra.

Questo nuovo passo bio olistico è pressoché inarrestabile. Non sarà qualcosa a sé stante, ma ci farà scoprire nuovi mantelli. Allora comprenderemo meglio i greci. È un bisogno che cresce in misura esponenziale nella mente degli scienziati. Non creerà una nuova disciplina. Consisterà, invece, in un compendio di regole di normale buon senso come respirare o alimentarsi che nessuno considererà pleonastico e scontato o vincolante bensì come una nuova parte del mondo o dell’essere umano: due entità, cioè, che sempre più spesso è difficile separare, limitare o imprigionare dentro confini ben determinati. Sarà un nuovo impulso etico che impregnerà di sé la vita come fa l’atmosfera -termine, questo, coniato nel 1677 da Scheele partendo dagli esperimenti che Torricelli realizzava già dal 1644. Furono loro due, infatti, a scoprirla ma questo non significa che prima gli esseri umani non respirassero!

TRADUCIDO POR FRANCESCO PELLEGRINO

L’indice di rotazione del nucleo è distinto da quello del mantello


ESPAÑOL:

Cada vez los científicos practicamos más la perspectiva antigua para alcanzar una visión del mundo acorde con los hechos físicos que tanta tecnología nos brinda, esta morada que confluye con las observaciones, por no hablar de las intuiciones, de los genios de antes nos acercan más a la mirada del hombre medieval, incluso del griego. 

El núcleo de la Tierra rota a diferentes velocidades, es la nueva visión que ni Julio Verne se atrevió a plasmar en su obra. Y además lo hace acelerando y desacelerando con más frecuencia de lo que comentaran en su momento personalidades de la talla de Edmund Halley. 

Ahora creemos que este movimiento no está sincronizado con el de la masa restante del planeta, según un estudio divulgado en Australia. Pero como decimos, en 1692, el astrónomo y geofísico Edmund Halley, quien estudió la órbita del cometa Halley, especuló ya que las capas internas de la Tierra rotaban a diferente velocidad y tenían distinta carga magnética. Halley planteaba que la Tierra estaba formada por varias esferas, cada una con distinta carga magnética. Durante el siglo XX incluso hubo visiones que apuntaban a rotaciones contrarias a la de las capas externas, como una suerte de dinamo la Tierra nos protege así del bombardeo letal de rayos cósmicos. 

En efecto, ahora una investigación de la Universidad Nacional Australiana revela que no sólo el índice de rotación del núcleo es distinto al del manto, que es la capa que está por debajo de la corteza terrestre, sino que, además, su velocidad es variable. Los científicos liderados por el físico Hrvoje Tkalcic descubrieron que en comparación con el manto, el núcleo rotaba a mayor velocidad en la década de 1970 y 1990, pero desaceleró en la de 1980. 

Esta Tierra, nuestra casa, está muy viva, y nos sustenta porque una constelación de circunstancias actuales y pasadas se han dado cita para que así sea, y no sólo el rotar del interior es nuestro padre-madre, también tenemos familia un poco más lejos. Hace 4.500 millones de años, cuando el Sistema Solar aún vivía su infancia, un planeta del tamaño de Marte, llamado Theia en honor a la madre de Selene, chocó contra la Tierra. 

Una masa informe de nuestro núcleo, corteza y manto salió expulsada al exterior, no pudo ir demasiado lejos, quedó atrapada en la órbita de una Tierra con una enorme cicatriz. Poco a poco a esa masa informe como una pompa de jabón que se estiraba y se encogía, se fue reconvirtiendo a la perfección geométrica a la que todo cuerpo estelar quiere aspirar: la esfera. 

Del cataclismo aquel surgió la Luna; después se mostraría como una compañera esencial para la aparición de la vida en nuestro planeta. La presencia del satélite no sólo protegió a la Tierra de nuevos impactos de meteoritos, estabilizó y ralentizó nuestra órbita, evitó así un clima extremo pernicioso para el desarrollo de la vida compleja y nos inculcó unos ritmos y ciclos orquestados de una manera tan perfecta que permitió que la segunda ley de la termodinámica, al menos en la capa más externa, pudiera ser transgredida. 

Nuevas capas han hecho su aparición con el tiempo, la hidrosfera, la atmósfera, la ionosfera, la magnetosfera… Aún nuevos envoltorios conceptuales aparecen en la edad moderna y contemporánea, la vida inteligente puede nombrarlas. Desde finales del siglo XIX y principios del XX, aparecen una serie de disciplinas que ya no cortan las ciencias en trocitos de especializaciones cada vez más concretas, sino que las integran, en vez de desintegrarlas; tal es el caso por ejemplo de la ecología que aglutina palabras como Biosfera; concepto que debemos a Vladímir Vernadsky, también enseguida adoptada por Teihard de Chardin; hablan de ello como una esfera física geométrica a la par que no pierde la partícula "bio" referente a la vida, es más, Teilhard ya habla de "noosfera", un término aún más desgarrador por la fuerza física y espiritual que encierra una esfera del conocimiento y de la ética en la Tierra. 

Este nuevo paso holístico ya es incontenible, no será algo aparte, pero nos descubrirá nuevas capas, entonces comprenderemos mejor a los griegos, este impulso crece y crece en las mentes de los científicos; no será una nueva disciplina, sino un compendio de reglas de sentido común que nadie, como el respirar o el comer, verá como un adorno u obligación, sino como una nueva parte del mundo o del ser humano, dos entidades a las que cada vez es más difícil separar y poner límite o frontera. Ese nuevo impulso ético impregnará la vida como lo hace la atmósfera, palabra usada por vez primera en 1677 por Scheele a partir de los experimentos de Torricelli que desde 1644 realizaba, ellos son "sus descubridores", lo cual no quiere decir que los seres humanos antes de Torricelli no respiráramos.

EDMUND HALLEY