jueves, 16 de febrero de 2017

ASPECTOS GEOMORFOLÓGICOS Y DE SEGURIDAD DE LA PRESA DE OROVILLE, CALIFORNIA. EROSIÓN Y DESAGÜE


Figura 1. EROSIÓN Y ROTURA DEL ALIVIADERO PRINCIPAL

En la presa del embalse de Oroville en California, se han modulado y equilibrado las tasas de descarga y evacuación de agua con las del avance de la erosión.

Se ha jugado a buscar el equilibrio óptimo que minimice el daño, soltando la mayor cantidad de agua sin que la erosión avance hacia arriba.

Se pueden extraer muchas lecciones al respecto, en este artículo veremos algunas que atañen al entorno geológico y en general físico y humano de las comarcas que viven cerca de grandes presas.


---------------


1. UNAS LLUVIAS HISTÓRICAS

Tras las enormes cantidades de lluvia caídas en el norte de California en las últimas semanas, el embalse de Oroville sigue con el nivel de agua por encima de lo normal. Las labores que vemos en las televisiones y en prensa en los últimos días, con helicópteros arrojando enormes piedras de escollera, refuerzos locales del terreno, hormigonado de zonas expuestas, etc., están enfocados a mantener la lámina de agua unos 6 m por debajo del tope o cresta de la presa, pues es la única solución que alejaría el peligro de rotura de la misma por los mecanismos de erosión, empuje y descalce que vamos a comentar cómo se están evitando. El agua de más que supere esa cota se está liberando por un aliviadero principal y otro de emergencia. La semana pasada se vieron las primeras grietas y más tarde un agujero de casi unos 100 m de ancho que se abrió en el hormigón del aliviadero principal.

2. LOS DAÑOS

Se hizo una primera inspección de los daños, tras ella se probó la descarga que como se esperaba causó más daño aún al aliviadero. Hubo que reducir la tasa de descarga para evitar un avance de la rotura en este aliviadero principal. En las redes sociales se han presentado varios modelos e hipótesis de cómo se produjo la rotura, es de destacar que este aliviadero tiene un perfil longitudinal convexo, por lo que puede ser susceptible de provocar succiones muy fuertes dañinas para el hormigón, éste ha estado superficialmente muy expuesto, se comentan en informes varios que se han realizado pocas labores de mantenimiento, tal como vemos en los croquis de Paco Almanzor la cavitación y erosión del suelo bajo el aliviadero podrían formar parte de la causa. Sin embargo, al reducir la salida de agua, el embalse de Oroville ha ido aumentando su nivel unos 30 cm al día en la última semana. El hormigón es un material razonablemente fuerte a compresión como todo material pétreo (artificial pero pétreo), pero relativamente débil a tensión, trabajo éste que realizaría la malla de acero que no se ha visto en las fotografías del daño.

Tal como estaba previsto, como el nivel del lago se eleva, el agua comienza a ser vertida por el aliviadero de emergencia, el cual es paralelo al aliviadero principal y tiene una capacidad de desagüe de unos 4500 metros cúbicos por segundo, un rebaje de unos 10 m de profundidad respecto a la cota de coronación con rellenos compactados en su base (más abajo hablamos de ello) y 250 m de largo, fue objeto de estudio en 2005 y se propuso su "actualización" con una base de hormigón que preservara el terreno de erosión; el presupuesto era de unos 100 millones de dólares, fue rechazado por las autoridades (figura 3). El problema es que la entrada real en el embalse es dos veces la del flujo de salida. Ha habido una afluencia imprevista de agua y una novedad: el aliviadero de emergencia nunca había sido utilizado desde que la presa fue terminada en 1968. Una vez este sistema se puso en acción comenzó a erosionarse la superficie del terreno cuesta abajo de la presa.


Video del aliviadero auxiliar dañado en peligro de colapso

3. EROSIÓN

Ahora el peligro es la erosión retrógrada (como cuando hacemos una presa jugando en un riachuelo en la playa y al hacer un boquete se caen las paredes en la parte de la presa aguas abajo) que avance ladera arriba e intercepte la base del propio aliviadero de hormigón. Esto causaría el colapso de la pared de hormigón del aliviadero de emergencia a la derecha de la presa, pero no comprometería a la presa en sí. En el peor de los casos el nivel de agua río abajo aumentaría casi 10 m inundando todas aquellas zonas susceptibles de las llanuras de inundación del río Feather (Pluma), un afluente del río Sacramento. 

Consultando los mapas litológicos y viendo las fotos que se difunden en la web, la presa de Oroville se construyó sobre una formación de rocas denominadas Ofiolitas de Smartville (como cuando decimos Margas de Pamplona, por ejemplo) y también de color gris oscuro (dato cualitativo muy importante por lo que vamos a contar sobre las observaciones de meteorización y erosión). Son rocas muy foliadas con marcada anisotropía (orientación de algunas propiedades mecánicas) al estar muy orientadas, laminadas o con notable esquistosidad debida a un metamorfismo dinámico. Su origen es volcánico marítimo, pero fueron levantadas y deformadas al erigirse Sierra Nevada, el accidente geomorfológico que interactuando con la atmósfera suministra el agua al embalse de Oroville.

Figura 2. Rocas ofiolíticas y rellenos bajo las obras de infraestructura, obsérvese la fractuaración y cambio de colores por meteorización de las rocas, también la acción de la erosión.

Las rocas de marcada orientación (como las formaciones Flysch) son bastante problemáticas en todo tipo de trabajos de ingeniería, urbanismo o infraestructuras industriales, ya que la fuerte laminación y tendencia al deslizamiento se traduce en zonas débiles intercaladas a nivel micro y macroscópico, propensas a la rotura (figura 2).

Los macizos rocosos en rocas muy anisótropas tienen características geomecánicas bastante deficientes, altos índices de fracturación (varias familias de juntas de fractura con una fractografía muy extendidda en el espacio) y altos índices por lo tanto de entrada de agua, erosión y meteorización; se pueden obeservar en los colores rojizos y oxidados derivados de los residuales de la propia meteorización en la fotografía de arriba (figura 2). Presentan bajos índices de calidad como el RQD (Rock Quality Designation) o el RMR de Bieniawsky, 1979 (Rock Mass Rating). Por lo tanto son muy susceptibles también de ofrecer un bajo rozamiento (ángulos de rozamiento menores de 20º) y bajas cohesiones (fuerza de unión entre las partículas) que mantengan a la masa rocosa solidaria, así que son fáciles de arrancar y arrastrar por el agua desbocada (figuras 1 y 2). 

En el terreno preparado para el aliviadero de emergencia a la derecha de la presa, el problema es muy parecido aunque afectando a suelos no tan seleccionados y compactados como los usados alrededor de la presa; así que el mecanismo de erosión no es exactamente igual que el descrito para la roca. El suelo alrededor de la presa se compone de tierra altamente compactada, grava de granulometría cerrada y densa fabricada en canteras de machaqueo. Sin embargo el suelo usado en el aliviadero de emergencia consiste en rellenos muy poco seleccionados o posiblemente extraídos del mismo lugar.

Es un método barato y eficaz para construir presas, pero también las hace propensas como se ha visto, a la erosión, especialmente y por lo observado entre los geólogos e ingenieros americanos y especialistas internacionales en redes sociales cuando el terreno se satura. Entonces los fenómenos de lavado de los materiales más ligeros (finos) y débiles son arrastrados formando profundos barrancos y cárcavas (figura 2). El frente de erosión avanza cuesta arriba, así que el problema en estos momentos es que ninguno de los dos aliviaderos se puede utilizar para controlar el nivel del agua del embalse sin aumentar el avance de la erosión y el consiguiente daño amenazante a la presa.

4. EL EQUILIBRIO

Durante esta tormenta, se han modulado y equilibrado las tasas de descarga y evacuación de agua con las del avance de la erosión, se ha jugado a buscar el equilibrio óptimo que minimice el daño, soltando la mayor cantidad de agua sin que la erosión avance hacia arriba. En este caso, las indicaciones dadas en 2005 por varios geólogos y especialistas en geomorfología y dinámica del medio ambiente (figura 3) para evitar lo que hoy ha sucedido fueron desechadas porque el coste era de unos 100 millones de dólares.

El coste de la evacuación de 200.000 personas, el daño a infraestructuras aguas abajo y las reparaciones que se esperan van a superar esa cifra preventiva con creces. Con este sistema de equilibrio el nivel del embalse se redujo en unos 2 m diarios.

Figura 3. Ilustraciones: 1. Operaciones normales en la presa de Oroville. 2. Propuesta de actualización rechazada en 2005. 3. Rotura del aliviadero principal a partir del 7 de febrero de 2017. 4. Comienza el uso del aliviadero de emergencia. 5. Avance de la erosión. 6. Riesgos potenciales comentados en este artículo.  Imagen de dominio público. Siéntete libre de usar y compartir.

5. SISMICIDAD INDUCIDA

El 1 de agosto de 1975, un terremoto de M 5,8 golpeó A 8 km al sureste de la ciudad de Oroville (figura 4). El USGS enumera dos eventos, un M 5,7 y otro M 5,8 con 8 segundos de diferencia el uno del otro. En realidad podría ser un solo evento con dos magnitudes posibles, localizaciones y profundidades. Desde julio de 1974 hasta enero de 1975 el nivel del agua del embalse se redujo en aproximadamente 40 m para rápidamente ascender como indican Lahr et al. (1976). Se cree que tales fluctuaciones tan rápidas en el nivel del agua fueron las causantes de haber desencadenado el segundo terremoto más fuerte jamás registrado de manera inducida.

Las razones exactas de este tipo de terremoto inducido aún son bastante inciertas, los científicos atribuimos habitualmente el proceso a la variabilidad de la presión de poro. Cuando se llena una presa, como sucedió por ejemplo en Itoiz, el agua se difunde lentamente en el lecho del macizo rocoso, en su camino están las fracturas y fallas, donde dicha presión de poro se disipa. Este aumento de presión puede disparar roturas y además lubrica los labios de las fallas, lo que reduce la fricción que de otro modo mantiene a las fallas prácticamente cerradas, y por lo tanto hace que se vuelvan más susceptibles a la rotura y desplazamiento.

Hoy en día, un concepto que era bastante extraño y poco común en 1975 es desafortunadamente algo muy común en EE.UU: la inyección de aguas residuales en pozos profundos en Oklahoma está haciendo exactamente lo mismo, y el más grande hasta el momento ostenta la misma magnitud que en Oroville: el 3 de septiembre del año 2016 en Pawnee, Oklahoma, se produjo el terremoto récord por inyecciones de la industria del fracking, M 5,8. Debido a la geometría de la falla que actuó en 1975 en Oroville, los cálculos realizados por Bell y Nur (1978) sugieren que el peso del agua en realidad evita el desplazamiento de las fallas, inhibiendo la rotura y por lo tanto la sismicidad inducida. Sin embargo, la lenta difusión del agua en la zona a lo largo de la propia falla, que puede llevar años, termina por disparar terremotos. Así se explica la demora en este tipo de sismicidad. La desecación rápida tras la sequía de 1974 supuso una tremenda pérdida de peso, pero el posterior llenado del embalse de Oroville de julio 1974 a enero 1975, también podría haber causado un debilitamiento de la corteza al acumularse la presión de poro.

Una cuestión interesante que se plantea ahora, es si después de cinco años de sequía, el rellenado actual tan desproporcionado y rápido tras el invierno de 2016-2017 desde aproximadamente un tercio hasta el rebose, podría establecer un escenario favorable para futuros terremotos inducidos en las inmediaciones de la presa. Hay precedentes y los hipotéticos mecanismos descritos se van a dar, sea por presión de poro o distorsión de las condiciones corticales. Cabe señalar que la presa ha sido regularmente objeto de un análisis de riesgo sísmico riguroso, California es una zona sísmica, el embalse se construyó con laderas cuyos factores de seguridad estaban por encima de 1,8. Sin embargo, tanto la integridad del aliviadero que ya se ha visto vulnerable y dañado, así como la resiliencia a la acción sísmica, obligan una vez más a hacer frente a la misma necesidad de seguridad, resistencia y vigilancia.

Figura 4. El terremoto M 5.8 del 1 de agosto de 1975 al sur de  Oroville, California, fue debido al llenado rápido del embalse tras un año 1974 de sequía extrema (Lahr et al.).

6. LAS LECCIONES APRENDIDAS

Las personas evacuadas pueden volver a sus hogares, pero las tormentas anunciadas para el fin de semana han hecho que muchos no lo hagan o solamente se dirijan temporalmente a sus viviendas para recoger pertenencias. Mientras tanto muchos ambientólogos han sacado a relucir el impacto del Cambio Climático y sus efectos en Caifornia, con más sequías prolongadas acompañadas de más eventos extremos y con episodios de lluvias violentas, dato a tener en cuenta para el diseño y mantenimiento de estas grandes obras de infraestructura.

Los habitantes pueden volver, pero nadie les garantiza que no vayan a sufrir otro nuevo sobresalto. Varios expertos independientes que opinan en las redes y medios locales han apuntado que la estrategia llevada a cabo de vaciar lo máximo posible con un ojo en el nivel del embalse y otro en el avance de la erosión, tiene sentido. El embalse debe estar lo suficientemente vacío para manejar adecuadamente el flujo de entrada de agua considerando el pronóstico del tiempo; el tren de tormentas que se espera para la próxima semana no parece que vaya a ser tan intenso como el de la semana pasada. Conseguir que la central eléctrica vuelva a funcionar será vital para el resto del invierno y la primavera, cuando la nieve se derrita y desde Sierra Nevada se genere una fuerte escorrentía.

Read more here: http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&rurl=translate.google.com&sl=auto&sp=nmt4&tl=es&u=http://www.sacbee.com/news/state/california/water-and-drought/article133078564.html&usg=ALkJrhhpsCpqk2TBV5mlC4RonmMAiaIbZA#storylink=cpy

Los planes de evacuación funcionaron razonablemente bien, las personas que viven aguas abajo están bien formadas, informadas y adiestradas. Los datos de las advertencias así como los más negativos sobre el mantenimiento son de carácter público, no se ocultan ni son objeto de críticas violentas, todo el mundo puede acceder a ellos, opinar y presentar iniciativas. En España aún tenemos mucho que aprender.

sábado, 11 de febrero de 2017

EL GEOFORO: EL CONOCIMIENTO DEL TERRITORIO AL SERVICIO DE LA SOCIEDAD

EL ESTUDIO DE LA GEOLOGÍA

El Geoforo por una Nueva Cultura de la Tierra es un colectivo de opinión que agrupa a más de un centenar de científicos y profesionales. Su objetivo es fomentar el debate y la elaboración de propuestas racionales sobre temas del ámbito de la geología, geografía, medio ambiente y territorio que sean de interés social.


--------------


Queridos lectores, el pasado día 9 de febrero tuve el honor de participar en la primera mesa de debate organizada por El Geoforo y el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos de Aragón (ICOG) en el Salón de Actos de la Facultad de Geología de la Universidad de Zaragoza, en el campus universitario de la Plaza de San Francisco. Se trataba de la primera mesa-debate de una serie que vendrán en el futuro: "El suelo se mueve: terremotos y deslizamientos del terreno".

PRIMERA MESA DEL GEOFORO

CompartIimos mesa y debate José Luis Simón, profesor del Dpto. de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, Juan Ignacio Bartolomé, geólogo de la consultora aragonesa GEOSCAN y servidor. Moderó el debate sin ninguna concesión  a la tendencia al enrolle que tenemos algunos científicos, el también docente Antonio M. Casas, profesor asimismo del Dpto. de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza.

En esta mesa analizamos la distribución de la peligrosidad sísmica en el territorio aragonés, las distintas formas de abordar su valoración, los diferentes mapas de peligrosidad sísmica que con carácter 'oficial' utilizan las Administraciones Públicas, la distribución de nuestras laderas inestables y los factores que las condicionan (entre ellos, los propios movimientos sísmicos), así como la gestión que nuestra sociedad hace de toda esa información en beneficio de la seguridad de las personas y los bienes.






José Luis Simón presentó una serie de estudios de sismicidad prehistórica que ha afectado a la región aragonesa a través del movimiento de fallas, étas han dejado su impronta en los sedimentos y zonas adyacentes a los accidentes tectónicos desde hace decenas de miles de años. Juan Ignacio Bartolomé se centró en la susceptibilidad y riesgo de deslizamientos que traen tantas pérdidas económicas a las administraciones. En mi caso hablé de Geohistoria y presenté algunas de las lecciones aprendidas del estudio de la sismicidad histórica aragonesa como los terremotos de la Canal de Berdún o los de la zona de Daroca y Jiloca, un curioso foco de sismicidad que no ha merecido aún una atención adecuada, a mi modo de ver.

El debate fue fue muy participativo, cerca de una centena de personas estuvieron presentes; se llegó a la conclusión de que las administraciones deben hacer un esfuerzo en disponer de armas efectivas, entre ellas los mapas de vulnerabilidad, riesgo y susceptibilidad para conocer bien el territorio que nos sustenta y relacionarnos de manera equilibrada con él.


EL TERREMOTO DE DAROCA-USED DEL 28-IX-1953
A iniciativa de diversos profesionales surgió en 2015 un grupo de opinión que trata de acercar a la sociedad los problemas derivados de la falta de sensibilidad y racionalidad geológica habituales en las administraciones. El Geoforo por una Nueva Cultura de la Tierra es un colectivo de opinión que agrupa a más de un centenar de científicos y profesionales. Su objetivo es fomentar el debate y la elaboración de propuestas racionales sobre temas del ámbito de la geología, geografía, medio ambiente y territorio que sean de interés social.

En este contexto nació Geoforo Por Una Nueva Cultura De La Tierra, un colectivo o grupo de opinión, en principio, sin personalidad jurídica, abierto a la participación de cualquier profesional, investigador, profesor o estudiante vinculado al ámbito de las ciencias y técnicas relacionadas con el conocimiento y la gestión del territorio: geología, geografía, ecología, biología, hidrología, ciencias ambientales, ingeniería civil o industrial, etc. Son varios los objetivos de este grupo de opinión, que tratará de actuar como “observatorio geoambiental”, recogiendo y procesando información sobre situaciones y casos concretos relacionados con el patrimonio geológico, los recursos naturales, los problemas medioambientales y de sostenibilidad, los riesgos naturales, la ordenación del territorio, la construcción de infraestructuras y sus impactos, o la gestión hidrológica, entre otros.

Además, propicia un debate interno multidisciplinar sobre esos mismos temas y sobre sus implicaciones sociales en el que nos comunicamos en red a tiempo real, a la vez que tratamos de transmitir a la sociedad opiniones y reflexiones, así como conocimientos útiles a nivel divulgativo, a través de los medios de comunicación, publicaciones, charlas u otras actividades como la serie de mesas debates que está en marcha. Se desarrollará entre el 9 de febrero y el 30 de marzo, con un total de cinco sesiones que tendrán lugar en el Salón de Actos del edifico de Geología del campus universitario de la Pza. San Francisco. 

El objeto de atención de este ciclo son los procesos naturales potencialmente catastróficos que pueden afectarnos (terremotos, deslizamientos, inundaciones, erosión, hundimientos kársticos, incendios, contingencias meteorológicas…) y la gestión que se hace o puede hacerse de los mismos. Con la participación de una veintena de expertos vinculados a la Universidad, la Administración y la empresa privada, reflexionaremos y debatiremos sobre (i) el conocimiento científico que se tiene de dichos procesos en el territorio de Aragón; (ii) los mapas de peligrosidad que existen al respecto, la metodología más adecuada para abordarlos y su fiabilidad, y (iii) sus implicaciones prácticas en la planificación de usos del territorio, urbanismo e infraestructuras.

Como último objetivo, Geoforo Por Una Nueva Cultura De La Tierra tratará de actuar ante las instancias políticas y administrativas mediante los cauces de participación ciudadana, para contribuir a que este tipo de problemas se afronten de una forma racional y teniendo en cuenta la mejor información científica disponible. 

CONOCER PARA GESTIONAR: RIESGOS NATURALES EN EL TERRITORIO ARAGONÉS

viernes, 10 de febrero de 2017

LA INESTABILIDAD EN YESA Y EL DESPIDO

TIERMAS, EMBALSE DE YESA

Queridos lectores:

No tengo como costumbre la utilización de este espacio para cuestiones personales, pero tras las afirmaciones realizadas en varios medios por parte del Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, D. Miguel Ángel Alonso del Val, sobre mi desvinculación con dicha institución después de un cuarto de siglo de servicio, creo justo y necesario expresar también mi opinión. Bajo ningún concepto voy a entrar en el juego de enviar respuestas o reproches a medios ansiosos de polémica, varios me lo han pedido; esas maneras más vistas en algún deporte rey no son, a mi modo de ver, las más adecuadas en el ámbito científico y cultural. Hacer ruido, distorsionar, difuminar, dificultan enormemente una noble actividad: la de buscar y transmitir la verdad*.

1. Los hechos

El pasado 26 de enero en un pleno del Parlamento de Navarra la consejera de Interior del Gobierno de Navarra, María José Beaumont, respondiendo a preguntas sobre el estado de las laderas del embalse de Yesa, se refirió a quien suscribe. Se había enterado del despido por parte de la Universidad de Navarra y expresó desde la más alta institución de Navarra su solidaridad conmigo, gesto que agradezco enormemente como a todas las parlamentarias y el parlamentario que la acompañaron. Vinculó el final de dicha relación a los estudios realizados en la obra de recrecimiento del embalse de Yesa. Varios periodistas me contactaron, necesitaban una explicación; la ofrecí en Navarra Orain. Agradezco enormemente a Diario de Noticias el haber preservado mi caso hasta el último segundo y a todas aquellas personas que me mostraron su apoyo cuando supieron de él.

Con fecha 8 de febrero de 2017 el Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra envió una carta a varios medios expresando entre otras cosas que: "... Las causas de la desvinculación, que tuvo lugar en octubre de 2016, son de índole económica y organizativa, como sabe el interesado, especialmente después de la conversación que yo mismo mantuve con él, en presencia de otra persona...". A ello añade: "... La consejera seguramente sabe que en nuestro ordenamiento jurídico cualquier despido por motivos ideológicos es nulo de pleno derecho. Resulta cuando menos extraño que una profesional del Derecho, con tan alta responsabilidad institucional, realice semejante afirmación, sin haber recabado siquiera la opinión de esta Universidad antes de pronunciarse...".

2. La desvinculación

Con fecha 20 de octubre de 2016, la Universidad de Navarra, presenta la carta de despido al geólogo Antonio Aretxabala por causas de índole económica y organizativa. Entonces presento una demanda ante el Tribunal Laboral de Navarra demostrando que no se trata de una desvinculación por causas ni económicas ni organizativas, sino que son de carácter ideológico, por lo que obviamente el despido debe ser nulo y debe readmitirse al trabajador, obviedad por otra parte, que prácticamente conoce toda persona trabajadora sin necesidad de ser profesional del derecho laboral. Obsérvese que es el Director de la Escuela de Arquitectura quien ostenta autoridad institucional hablando en nombre de la Universidad de Navarra para reprochar a la Consejera de Interior el no haber recabado la opinión de la propia Universidad de Navarra antes de pronunciarse.

El día 2 de diciembre de 2016 en el Tribunal Laboral de Navarra se produce el acto de conciliación. La Universidad de Navarra no quiere readmitirme y obviamente la posibilidad de volver a un centro donde no se es bienvenido es poco atractiva. Entonces la Universidad de Navarra me ofrece como compensación la cantidad de X euros a condición de evitar el juicio y que asuma que el despido es debido a causas económicas y organizativas. No acepto. La Universidad ofrece la cantidad X+Y de euros y las mismas condiciones. Tampoco acepto. Negocio aceptar X+Y+Z si la Universidad de Navarra reconoce la improcedencia del despido. La Universidad acepta.

Con fecha 2 de diciembre de 2016 el Tribunal Laboral de Navarra levanta acta del expediente Nº I 2247/2016. El despido no fue debido a causas de índole económica ni organizativa. La Universidad de Navarra reconoce que las causas de índole económica y organizativa no existieron. La Universidad de Navarra asume la improcedencia del despido y me indemniza por ello.

3. La misión de buscar y transmitir la verdad

El Director de la Escuela de Arquitectura en la carta enviada el día 8 de febrero a los medios insiste en que: "... las causas son de índole económica y organizativa, como sabe el interesado especialmente después de la conversación que yo mismo mantuve con él, en presencia de otra persona...". Tanto el interesado como la Universidad de Navarra saben que no lo son. Ambos han firmado el acta del Tribunal Laboral de Navarra con fecha 2 de diciembre de 2016. Esta incertidumbre o inexactitud en la interpretación conlleva por lo tanto dos posibilidades:

Primera posibilidad: que el Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, hablando en nombre de ésta, desconozca la resolución final y entonces haya errado en el diagnóstico. En este caso sería aconsejable que a la hora de buscar y transmitir la verdad*, se haga un pequeño esfuerzo para que lo hagan de manera más fluida entre la Universidad y el Director.

Segunda posibilidad: que el Director conozca el diagnóstico que tanto el interesado como la Universidad conocen, pero transmita justo lo contrario porque se trata de un lapsus o porque con tanto follón se ha liado, a lo que entonces, se impondrá el espíritu fundacional de amor a la actividad de buscar y transmitir la verdad* y se corregirá dicho lapsus o lío.

Respecto de la conversación que mantuvo el Director con el interesado, ésta no existió. Fue un monólogo en el que se detallan las causas económicas y organizativas; se incide en tono muy paternal y en demasiadas ocasiones que no se trata de nada personal. La única comunicación que pude articular fue firmar en la carta de despido dos palabras: "NO CONFORME" de un tamaño descomunal y con cierto tembleque y responder otras dos palabras con voz bastante titubeante: "pues sí", que brotaron de mi garganta tras una pregunta del Director: ¿te has quedado estupefacto, no?

*Extracto del "Ideario de la Universidad de Navarra":
Según la Universidad de Navarra, una obra corporativa del Opus Dei (la Obra de Dios), ésta es una universidad de inspiración cristiana, promovida por San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Tiene como misión buscar y transmitir la verdad, contribuir a la formación académica, cultural y personal de sus estudiantes; promover la investigación científica y la actividad asistencial; ofrecer adecuadas posibilidades de desarrollo a sus profesores y empleados; y realizar una amplia labor de extensión cultural y promoción social, con una clara finalidad de servicio.


4. Extensión cultural y promoción social con una clara finalidad de servicio.

Tras el desamparo de los más de 5000 vecinos de Sangüesa con el estado de Alerta en la ciudad después de la catástrofe de 2013 y que aún está vigente, el Ayuntamiento de esa ciudad contrata a la Universidad de Navarra. Firman en febrero de 2015 el Alcalde D.A.N. y el Director del Laboratorio de Arquitectura de la Universidad de Navarra D.J.A.S. Se pide el estudio y redacción de un informe de carácter independiente sobre la historia y evolución de las inestabilidades en las laderas de Yesa e intentar esbozar cuál podría ser la evolución futura.

El encargo me es remitido dado que desde 2012 había realizado varios estudios de carácter sísmico y geotécnico y apoyado a los vecinos desalojados de las urbanizaciones. Lo presento en agosto de 2015 en un pleno del Ayuntamiento de Sangüesa con todos sus ediles. En febrero de 2016 me llega una notificación del Parlamento de Navarra para explicar las conclusiones científicas en el propio Parlamento y así lo hice en comisión parlamentaria. Un sector político se muestra molesto y disconforme con las conclusiones del informe y me tachan de "alarmista". Al día siguiente, ya en mi puesto de trabajo, la fría acogida es acompañada por varias advertencias y amenazas de "ponerme de patitas en la calle": han comunicado a la dirección la antipatía que despertó el científico entre algún parlamentario, me aseguran. Durante el verano de 2016 se crea una comisión interdepartamental en el Gobierno de Navarra que solicita mi asesoramiento técnico, se lo concedo a pesar de nuevas advertencias de "cavar mi propia tumba".

5. Diferentes criterios sobre buscar y transmitir la verdad*

En las diferentes ocasiones que expliqué mis trabajos a sus señorías expuse una realidad nada optimista tras el estudio derivado de la evolución y estado de las laderas de Yesa, rotas y forzadas a un triturado imparable; afloraron entonces una cadena de despropósitos y malas prácticas que consumaron la ruina de dos urbanizaciones, degradaron el medio físico y humano y siguen amenazando una ciudad; además tras la Catástrofe de 2013 y visto que la nueva presa no está haciendo de contrafuerte como se prometió, el proyecto actual ya no es viable. Fui despedido.

El Director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra transmitió a los ciudadanos lo contrario a la realidad sobre las causas del final de mi relación profesional con la Universidad de Navarra; pudo ser por desconocimiento, falta de comunicación con la Universidad, lapsus o lío. El Director habla en nombre de la Universidad de Navarra en los medios de comunicación.

6. Sobre la ética y la opinión pública

Seguramente esta entrada de blog va a ser muy visitada, probablemente más que aquellas que tratan sobre cómo superar y luchar contra los embates de la Naturaleza o los creados por nosotros mismos, ese es el espíritu desde su fundación a la vuelta de los análisis geotécnicos tras los terremotos de Lorca y las lecciones aprendidas en 2011.

Vivimos días en los que el morbo tiene más atractivo que la divulgación científica con fines de preservar el medio que garantiza nuestra propia existencia o simplemente con el objetivo de concienciar sobre el valor de la cultura de salvar vidas. Los despidos de científicas, empleadas de banca, profesoras, camareros, enfermeros, geólogas, arquitectas..., están a la orden del día. A los ciudadanos nos importa ya bien poco uno más. ¿Por qué entonces otro geólogo en la calle es noticia? Lo importante es que, como ejercicio de apoyo y solidaridad, deberíamos dirigir nuestras miradas hacia nuestros paisanos de Sangüesa y otros pueblos aguas abajo que ya han sido condenados a vivir bajo la amenaza de una bomba de relojería, garantizar los beneficios de algunas corporaciones empresariales con nuestros menguantes recursos, si conviene se llama progreso. En realidad, quien profundiza de verdad en los objetivos del recrecimiento, sabe que pueden buscarse por otros medios mucho más seguros, económicos y eficientes.

La mayoría de los medios de comunicación ya no están al servicio de informar a la ciudadanía, sino que forman parte también de ese entramado de corporaciones cuyos intereses salen concretamente de nuestros bolsillos; precisamente mi universidad participó en un estudio liderado por la de Oxford concluyendo que los medios españoles son los menos creíbles de Europa.

Yesa se va acercando a los 500 millones de euros y la garantía de seguridad nunca ha estado tan lejos de consumarse como ahora. Las inestabilidades locales que sobresaltan a las poblaciones afectadas cada cierto tiempo no son sino el resultado de un estado generalizado de inestabilidad, rotura y brechificación. Esos medios de comunicación que han apoyado el machacón "aquí no pasa nada" que se oye desde 2001 y que desprestigian a quien diga lo contrario tachándolo de alarmista o antisistema han sido también cómplices del desamparo e injusticias vertidos sobre nuestros paisanos que se asoman al río Aragón. Los ciudadanos asistimos impasibles y sin reacción a su injustificada condena, reconozcamos que hemos sido insolidarios con su sufrimiento y esperemos que si algún día nos vemos en una situación similar de amenaza continua y desamparo institucional, el resto de las comarcas no actúen de manera tan egoísta como la nuestra.

Todo aquel que admite abiertamente y sin paliativos, una realidad tan tozuda y lo expresa francamente, es frecuentemente reprochado o etiquetado de ejercer consideraciones ideológicas por razones que nunca alcanzamos a comprender, no obstante son varios los autores consultados por la propia Confederación Hidrográfica del Ebro que se expresan, como se ha visto, en términos mucho más realistas que ese "no pasa nada"; pero quien aporte otra opinión desviada de esa oficial, es inmediatamente descalificado desde algunos medios de comunicación o sometido a presiones de carácter no científico ni técnico, sino como es el caso, ideológico. A veces incluso sometidos a una crítica violenta. No se permite un debate lógico al respecto.

Cada cual es muy libre de etiquetar una y otra vez imponiendo ese extemporáneo discurso vertical, seguramente también ahora se volverá a hacer, pero las razones dadas aquí no aparecieron en el finiquito, se ocultaron, son las innombrables. Lo que verdaderamente me hizo daño como trabajador fue el haber avisado del peligro que corrían los vecinos contra la opinión de un sector del Parlamento de Navarra y de la propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). La misma CHE que desoyendo a los afectados organizados en asociación para no volver a sus viviendas se pregunta aún a sí misma en su web cuándo volverían a ser habitadas las viviendas desalojadas y se responde: "cuando la seguridad quede plenamente garantizada". Los vecinos ya nunca van a volver, han sido forzosamente expropiados, la lectura lógica es fácil, tan sólo hay que despejar la incógnita.

Las consideraciones ideológicas pueden y deben debatirse en parlamentos o foros de índole política o como doctrinas, o credos. Los debates sobre cuestiones técnicas también tienen su contexto en las propias obras y gabinetes técnicos, desde las universidades intentamos solamente arrojar luz. Los profesores y profesionales también somos ciudadanos que queremos vivir en un medio físico y social seguro. Las redes sociales nos ofrecen la posibilidad de intercambiar datos de hemeroteca, fotografías, conocimientos, experiencias, opiniones..., subestimarlas en pleno siglo XXI es anacrónico y absurdo ante los acontecimientos sociales y cambios de mentalidad que la historia brinda a nuestro devenir. Es por ello que no he querido enviar mi opinión a ningún medio como hizo el Director de la Escuela de Arquitectura para divulgar justo lo contrario de lo que consta en el acta del Tribunal Laboral de Navarra firmada por la universidad a la que representa con autoridad y por mí mismo; ya no es necesario, quien busca la verdad la encuentra.

Yesa como toda obra que modifica notablemente el territorio natural y el ámbito humano, no se libra de ser objeto de opiniones científicas, técnicas, sociales o políticas, lógicas o ideológicas. Existen doctrinas e ideologías que defienden su paralización, también las que apuestan por continuar unas obras que se muestran (se mire por donde se mire) como un cúmulo de desaciertos que ya se pueden considerar un fracaso, y además se hizo ante la pasividad e incluso violencia hacia quien denunció el problema ante nuestras instituciones, las cuales también se han visto afectadas, pero pocos son los argumentos que en los medios de comunicación y en las redes ejercen una mirada lógica y crítica, libre de prejuicios, como la que quise hacer ver a nuestros dirigentes y bien que se consiguió. El desenlace final fue mi despido, pero eso no arregla el problema irreversible de la inestabilidad creciente de las laderas del embalse de Yesa, como tampoco la nueva presa que iba a hacer de contrafuerte lo está haciendo, yo también confiaba con ciertas reservas en ella. Todavía se trata de un movimiento "extremadamente lento", pero ha generado un problema "extremadamente grande".

Antonio Aretxabala

Pamplona, 10 de febrero de 2017


--------------------

Carta del Director de la Escuela de Arquitectura hablando en nombre de la Universidad de Navarra.

Errores:

1. El Tribunal Laboral de Navarra con fecha 2 de diciembre de 2016 levanta acta del expediente Nº I 2247/2016. El despido no fue debido a causas de índole económica ni organizativa. La Universidad de Navarra reconoce que las causas de índole económica y organizativa no existieron. La Universidad de Navarra asume la improcedencia del despido e indemniza por ello al trabajador.

2. El número de intervenciones en medios durante el curso 15-16 superó el medio centenar, cerca de la veintena son sobre la problemática de Yesa.

3. El ex-trabajador no ha recibido ningún encargo profesional por parte del Laboratorio de Arquitectura (antiguo Laboratorio de Edificación) de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, ha finalizado con los clientes que encargaron sendos estudios dos investigaciones geotécnicas, éstas habían comenzado antes de la desvinculación, para ello ha contado con la ayuda de otros profesionales.