lunes, 22 de septiembre de 2014

VOLCANES Y CAMBIO CLIMÁTICO, UNA ESTRECHA Y PREOCUPANTE RELACIÓN

MÚSICA: SCHILLER, KLANGWELT FÜNF



EYJAFJALLAJÖKULL (ISLANDIA) EN ABRIL DE 2010

Vivimos una época en que millones de personas están haciendo cola en las cocinas solidarias de todo el mundo; en estos momentos la energía, el agua, la vivienda o los recursos alimentarios, están bajo una creciente presión sometidos a todo tipo de especulaciones financieras. 

Y se produce precisamente ahora, cuando los efectos debilitantes del cambio climático antropogénico se insinúan cada vez más en todos los rincones de nuestro mundo y de nuestra vida. Lo último que necesitábamos era despertar al gigante que duerme bajo nuestros pies. (Bill Mcguire)



1. INTRODUCCIÓN: LA EXPERIENCIA EUROPEA DE LA AMENAZA VOLCÁNICA

En 2010 la crisis del volcán Eyjafjallajökull supuso pérdidas para la economía europea de unos cuatro mil millones de euros. Un año más tarde, en 2011, la explosión del volcán Grimsvötn se considera la primera experiencia de control de volcanes de la Unión Europea, esta institución comenzó a mostrar más interés por la vulcanología para lograr así una previsión más acertada.

Ahora, después de aquellas experiencias, las autoridades de protección civil y grupos comerciales económicamente importantes, tales como las compañías aéreas, disponen de más tiempo para reaccionar ante las amenazas volcánicas. 

La protección de vidas humanas y el impacto a la economía europea han dado desde 2010 un paso adelante. Actualmente los volcanes Bárðarbunga y Holuhraun amenazan con causar otras crisis, su actividad es por encima de lo normal. Este tipo de reactivaciones explosivas y el hecho de que muchos volcanes islandeses estén cubiertos de hielo es lo que provoca tal cantidad de ceniza.



TEMBLORES EN EL HIERRO (CANARIAS) DEL 14 AL 22 DE SEPTIEMBRE
Las autoridades chilenas alertaron ayer sobre la reactivación de la actividad sísmica en las inmediaciones del volcán Copahue, en la Región del Biobío. 

El volcán Ubinas, ubicado en Moquegua (al sur de Perú), registró ayer tres exhalaciones (emisiones de ceniza en forma de columna eruptiva), mientras se incrementó la actividad sísmica tipo tremor (asociada al movimiento y desgasificación de magma).

En las últimas horas se observa un repunte de temblores en El Hierro en Canarias.

El Tungurahua en Ecuador emite una columna constante de vapor, ha habido caída de ceniza en los cantones Mocha, Quero, Tisaleo y Cevallos.



SOBRE LOS VOLCANES EYJAFJALLAJÖKULL Y GRIMSVÖTN EN NAVARRA TV



2. CAMBIO CLIMÁTICO Y VOLCANES, UN AVISO A LA HUMANIDAD

Las grandes explosiones volcánicas pueden tener un efecto dramático en el mundo entero, expulsan enormes cantidades de gas y polvo a la atmósfera bloqueando la radiación solar con un enfriamiento significativo en la superficie de la Tierra. Pero ¿puede ocurrir lo contrario? ¿Pueden los cambios en el entorno desencadenar erupciones volcánicas? Especialmente, ¿pueden nuestras actividades impulsar la activación de volcanes dormidos? ¿Qué papel juega el aumento del nivel de los mares?

Es bien conocido y está contrastado que los cambios bruscos de presión atmosférica están relacionados con la explosión de algunos volcanes, pero si cambiamos los patrones climáticos, si trastocamos todos los intercambios de temperatura y por lo tanto de presión y aumenta el nivel de los océanos ¿puede darse una reacción en cadena de estos colosos llameantes dormidos?

Ben Mason, David Pyle y sus colegas de la Universidad de Cambridge examinaron los registros de más de 3000 volcanes de todo el mundo entre 1700 y 1999. Sus hallazgos sorprenden: la actividad volcánica no es aleatoria, se dan más erupciones entre noviembre y marzo. El reconocimiento de este comportamiento estacional proporciona la última pieza del puzzle. Los cambios en el medio ambiente, como el clima y el nivel del mar, ejercen al menos una influencia tan grande en los volcanes como los volcanes sobre ellos.

Las erupciones explosivas perturban el medio por inyección de grandes volúmenes de gas de dióxido de azufre a la atmósfera; varias ciudades de Islandia han registrado récords históricos estos días, se dan consignas para evitar problemas respiratorios y envenenamiento. Pero más arriba se combina con agua para formar un velo de diminutas partículas de ácido sulfúrico: los aerosoles. Éstos absorben los rayos del sol, o los reflejan hacia el espacio, reducen la temperatura de la superficie. Pero los efectos son también culturales.

En 1783 el volcán Laki, hoy bajo la atenta mirada de los vulcanólogos por su cercanía y conocida conexión con los volcanes Bárðarbunga y Holuhraun y situado entre el Hekla y el glaciar de Eyjafjallajokull, emitió tal cantidad de cenizas que asoló todos los pastos de Islandia y con ello provocó la muerte del ganado y de la mitad de la población. Las cenizas cubrieron Europa durante meses y destruyeron las cosechas. El hambre se extendió desde Europa a oriente medio, se disparó la mortandad en Inglaterra y en España, el extraperlo y otros abusos con el trigo y los alimentos culminaron en Francia en una revolución: nacieron las modernas democracias

La colosal explosión del Tambora en Indonesia en 1815, la mayor erupción del milenio pasado, fue seguida por un enfriamiento global de 0,7 grados y 12 meses de un clima descontrolado en Europa y América del Norte, 1816 se conoce como el año sin verano. Las actas del Cabildo de Santander de 6 de noviembre de 1816 dejaron constancia del impacto agrícola. En varias actas sucesivas de aquel año se da noticia de la escasísima recolección de maíz y otros productos. Hambre y guerras acompañan a las cenizas. También tuvo un fuerte impacto cultural.

La erupción del Pinatubo en Filipinas en 1991 dispersó una nube de gas que redujo las temperaturas en casi 0,3 grados, millones de personas se vieron afectadas. Hoy conocemos ejemplos mucho más violentos. 

Hace unos 74.000 años, la explosión más catastrófica produjo un cráter de 100 km de ancho en Toba, en el norte de Sumatra, fue la culpable de sumir al planeta en un "invierno volcánico", que según algunos investigadores supuso que nuestros antepasados ​​lejanos lucharan de una manera extraordinaria por la supervivencia. Krakatoa fue una caricatura a su lado.

El medio ambiente puede influir en la actividad de los volcanes, es poco conocido pero hay ejemplos. En volcanes rodeados de hielo como en Islandia, el derretimiento rápido al final de la última glaciación promovió la expulsión de magma que previamente había sido impedida por el peso del hielo que lo aprisionaba. A finales de la última glaciación Islandia "explotó" durante 1.500 años, con una actividad volcánica unas 30 a 50 veces superior a la de los últimos siglos. Un kilómetro de capa de hielo lo había impedido. 

Las erupciones del volcán Pavlof en la península de Alaska parecen estar estrechamente controladas por el clima, también las del monte Santa Helena, Vesubio o las de Etna. Sistemas de tormentas de baja presión que cruzan en invierno provocan que el mar por debajo aumente su cota alrededor de 30 cm, el peso adicional de este agua es suficiente para presionar sobre el sistema y exprimir el magma. Mirando hacia atrás en los últimos 100.000 años, el nivel del mar parece haber jugado un papel clave para impulsar a muchos volcanes a explotar.

MONTE SANTA HELENA (EEUU) SI QUIERES VERLO POR WEBCAM PINCHA AQUÍ


3. UNA CUESTIÓN ESTADÍSTICA

Si este efecto lo limitamos a los márgenes continentales y arcos insulares donde se encuentran el 95% de los volcanes activos de todo el planeta, los resultados tienen implicaciones preocupantes para dentro de un par de décadas, cuando el nivel del mar aumente. Tal vez nosotros y nuestros descendientes nos enfrentamos no sólo a un futuro más cálido, paradójicamente podría ser abrasador y a la vez gélido. Eventos extremos y catástrofes están íntimamente ligados al cambio que se avecina.

Vivimos una época en que millones de personas están haciendo cola en las cocinas solidarias de todo el mundo; en estos momentos la energía, el agua, la vivienda o los recursos alimentarios, están bajo una creciente presión sometidos a todo tipo de especulaciones financieras. Y se produce precisamente ahora, cuando los efectos debilitantes del cambio climático antropogénico se insinúan cada vez más en todos los rincones de nuestro mundo y de nuestra vida. Lo último que necesitábamos era despertar al gigante que duerme bajo nuestros pies.

Basado en las investigaciones de Bill Mcguire.





Urge una nueva actitud

ante el cambio climático

AGOSTO DE 2014, RÉCORD DE TEMPERATURA GLOBAL CON MAYO Y JUNIO

MÚSICA: SCHILLER, MITTERNACHT (SEHNSUCHT)


MUCHAS ZONAS DEL GLOBO PRESENTARON RÉCORDS DE ALTAS TEMPERATURAS EN AGOSTO DE 2014. VEMOS QUE AL IGUAL QUE EN JUNIO, EL MAR CANTÁBRICO Y EL MEDITERRÁNEO REGISTRARON TEMPERATURAS MUY POR ENCIMA DE LO NORMAL


Cuanto antes asumamos el nuevo contexto que nosotros mismos esculpimos, tanto mejor para tejer la red de convivencia pacífica demandada y necesaria. 

El conocimiento de nuestro medio tan dinámico y cambiante, debe por lo tanto fluir desde nuestras universidades como centros de distribución del saber. 

Les espera una sociedad que cada vez demanda más participación en las decisiones estratégicas globales: energéticas, ambientales, culturales. Los exiliados climáticos superan ya los 50 millones.



1. INTRODUCCIÓN

Como nos sucedió con el pasado mes de mayo y también con junio, la temperatura media mundial en el mes de agosto de 2014 ha sido la más alta desde que comenzaron los registros en 1880. Según el nuevo informe mensual de la agencia meteorológica de EEUU (NOAA), llevamos 38 agostos con una temperatura global por encima del promedio del siglo XX. El agosto de 1976 fue el último que bajó la media.

Las temperaturas medias terrestres y oceánicas de agosto 2014 rompen todos los récords conocidos, como lo hicieron mayo y junio. Julio de 2014 es el cuarto julio más caliente de la historia instrumental. Agosto ha arrojado un valor de 16,35 grados, 0,75 por encima de la media de todo el siglo XX. Así como junio superó el récord anterior de 2010 con 0,72 grados por encima del promedio, agosto lo hace ahora con el de 1998. Tres de los últimos cuatro meses han batido todos los récords de la historia.


ANOMALÍAS DE TEMPERATURA DE AGOSTO DE 2014 CON RESPECTO A 1951-1980 (NASA)



2. OTRAS REACCIONES DEL PLANETA

Sabemos que tres cuartas partes del aumento de la temperatura del planeta han sido absorbidas por los océanos, lo cual aminora ciertos efectos negativos en tierra. Nuestro modo de vida basado en la quema de combustibles fósiles que ya va para tres siglos, es indudablemente el responsable. Entre el 2001 y el 2011 la mayoría de los países rompieron récords, los niveles de los mares se incrementaron el doble de rápido que en el siglo anterior, y ya vamos a una tasa 3 mm por año, 4 mm en los mares del sur. Mayo, junio y agosto de 2014 no conocen precedentes continentales ni oceánicos. El mar no sólo aumenta su volumen por fusión del hielo, buena parte ya lo hace por dilatación.

Es probable que la capacidad de absorción de calor por parte de nuestros océanos esté tocando techo, así éstos han absorbido ya cerca de un tercio de nuestras emisiones de CO2 desde la revolución industrial, pero a costa de su propia acidificación. El pH ha descendido de 8,2 a 8,1 en las últimas décadas y a finales de siglo si no aplicamos nuevas políticas, éste podría bajar hasta 7,8.

Los grandes depósitos de metano preservados por terrenos congelados (permafrost) o bajo el mar ahora se escapan a la atmósfera; este verano ha sido testigo de la aparición de los enigmáticos agujeros con escape de metano en la península de Yamal en Rusia; el metano es 25 veces más potente como gas de efecto invernadero que el CO2. Enfermedades tropicales comienzan a arraigarse en América del Norte, Japón o Europa. Especies invasoras marinas del sur se expanden cada vez más hacia el norte, las autóctonas desaparecen, este empobrecimiento de la biodiversidad conlleva consecuencias imprevisibles.

EL PRIMER AGUJERO ENCONTRADO EN LA PENÍNSULA DE YAMAL EN JULIO DE 2014


2. ASUMAMOS LA REALIDAD Y ACTUEMOS EN CONSECUENCIA

Mientras la temperatura global aumenta, también lo hace la variabilidad de las temperaturas extremas. La mayoría de las modelizaciones muestran un calentamiento global acompañado por fuertes olas de frío cada vez más penetrantes hacia zonas más templadas, las más densamente pobladas.

Cuanto antes asumamos este nuevo contexto que nosotros mismos esculpimos, tanto mejor para tejer la red de convivencia pacífica demandada y necesaria. El conocimiento de nuestro medio tan dinámico y cambiante, debe por lo tanto fluir desde nuestras universidades como centros de distribución del saber. Les espera una sociedad que cada vez demanda más participación en las decisiones estratégicas globales: energéticas, ambientales, culturales. Los exiliados climáticos superan ya los 50 millones. 

Se reclama desde las universidades cada vez más la integración del cambio climático en la planificación territorial, en todas nuestras políticas de gestión urbanística y costera, de la salud, de infraestructuras. El papel de los arquitectos y urbanistas del siglo XXI comienza a definirse en un nuevo contexto de conocimiento de un medio muy dinámico y cambiante que se calienta sin precedentes conocidos en el registro geológico.

El marco de adaptación de nuestras ciudades a este escenario global coincide con el más fascinante acontecimiento, también sin precedentes, de nuestra historia: más de la mitad de la población ya vivimos en ciudades; es la población completa que albergó la Tierra en 1980, otra nueva y deslumbrante experiencia para la vida en este planeta.

CADA VEZ MÁS ÁREAS EXTENSAS DEL SUR DE EUROPA Y DE NORTEAMÉRICA SE DESERTIZAN IRREMISIBLEMENTE

lunes, 8 de septiembre de 2014

EL NIVEL DE AGUA DE LA ANTÁRTIDA AUMENTA MÁS RÁPIDO QUE EN EL RESTO DEL PLANETA

MÚSICA: SCHILLER, MORGENROT (SONNE)



PUBLICADO EN ABC Y OTROS MEDIOS
LOS HIELOS DE LA ANTÁRTIDA SE DERRITEN A MAYOR RITMO DEL QUE SE CREÍA

La media global es de unos 3 milímetros al año, lo que lleva a que en el último par de décadas el mar haya aumentado su altura en unos 6 centímetros, pero en los mares del sur esa tasa ha llegado hasta los 8 centímetros.


Acabamos de conocer que el nivel del mar alrededor de la Antártida aumenta más rápido que en el resto del orbe. La media global es de unos 3 mm al año, lo que lleva a que en el último par de décadas el mar haya aumentado su altura en unos 6 cm, pero en los mares del sur esa tasa ha llegado hasta los 8 cm. Craig Rye y sus compañeros de la Universidad de Southampton (Reino Unido) han llegado a la conclusión de que se han distribuido por los océanos en este tiempo unas 350 gigatoneladas de agua dulce.

Las observaciones de estos autores se suman así a las hechas hace dos años por Frank Fletchner y sus compañeros del Centro de Estudios Geológicos de Potsdam en Alemania, que descubrieron una tasa aún mayor en los hielos de Groenlandia, en este caso, entre 2002 y 2011, llegó a 0,7 mm al año con una masa total vertida por la mayor isla del mundo de 240 gigatoneladas de agua a los océanos. Contando solamente con la Antártica y Groenlandia podríamos estar hablando de casi 1.000 kilómetros cúbicos de agua dulce vertida a los océanos desde los años 80. Su implicación en el cambio de salinidad de las grandes corrientes marinas, y por lo tanto de los patrones de clima global, ya se está dejando notar.

Desde la última glaciación unos 52 millones de kilómetros cúbicos contribuyeron al cambio radical de la dinámica climática e hídrica de todo el planeta, las consecuencias sobre la hidrosfera fueron contundentes, el mar subió unos 130 metros, cambiaron las corrientes, pero la corteza terrestre también reaccionó.

Recientemente hemos sabido que la temperatura de junio de 2014 en los océanos de la Tierra ha marcado nuevos máximos, con ella también la salinidad, siendo el mes de junio de 2014 el junio más cálido por tierra y agua de nuestra historia instrumental. Nueve de los diez junios más calientes se dieron en el presente siglo XXI, las mediciones se vienen haciendo desde mediados del XIX. El nivel del agua también aumenta por dilatación.

SOMO (CANTABRIA) UNA LOCALIDAD VULNERABLE QUE LLEVA AÑOS PAGANDO LA CEGUERA INSTITUCIONAL

Bill McGuire, profesor de Geofísica y Riesgos Climáticos en la Universidad College de Londres y miembro del Grupo de Trabajo de Riesgos Naturales del Reino Unido, afirmó después del tsunami de 2004 que el cambio climático ya está comenzando a afectar a la tierra sólida y hoy ya vemos sus efectos.

Buena parte de los desastres geológicos vienen causados por el derretimiento de las capas de hielo, el rebote elástico de la corteza y el aumento del nivel del mar. Dichas capas presionan la tierra bajo ellas, pero ésta se eleva a medida que desaparecen, provocando así tensiones geológicas regionales (terremotos, deslizamientos, tsunamis...). El agua de deshielo se traslada a los océanos donde pasa a ser una masa pesada que deprime el fondo del mar con resultados similares bajo el agua. La Tierra es un sistema interconectado, lo que sucede en un lugar determinado del planeta afecta a otras zonas.

Estas investigaciones muestran que a finales de la última edad de hielo, cuando Escandinavia, por ejemplo se elevó unos 300 metros, sufrió terremotos que alcanzaron magnitudes de hasta 8 grados. Se detectan entonces enormes deslizamientos submarinos de sedimentos en la costa oeste de Noruega, un enorme tsunami afectó a Escocia, Groenlandia y la costa oriental americana.

Al mismo tiempo, Islandia "explotó" durante 1.500 años, con una actividad volcánica unas 30 veces superior a la de los últimos siglos. Un kilómetro de capa de hielo impedía las erupciones. En 1783 el volcán Laki, situado entre el Hekla y el glaciar de Eyjafjallajokull, que se hizo famoso en 2010, registró otra erupción prolongada e intensa. Emitió tal cantidad de cenizas que asoló todos los pastos de Islandia y con ello provocó la muerte del ganado y de la mitad de la población. Las cenizas cubrieron Europa durante meses y destruyeron las cosechas. El hambre se extendió por toda Europa, se disparó la mortandad en Inglaterra y en España; en Francia, los efectos de la erupción del Laki fueron el detonante para la revolución francesa, así es como a partir de un fenómeno geológico nacieron las modernas democracias.

Hay otros precedentes muy bien conocidos que nos ayudan a comprender el futuro que viene. Ya estamos tardando en integrar el cambio climático en la planificación territorial, en todas nuestras políticas de gestión urbanística y costera, riesgos, planificación urbana, infraestructuras, vías de comunicación, parques, ciudades...

El papel de los arquitectos y urbanistas del siglo XXI deberá definirse en un nuevo contexto de amplio conocimiento científico. Asimismo el marco de adaptación de nuestras ciudades a este dinámico escenario global coincide también con un hecho sin precedentes en nuestra historia: desde 2010 más de la mitad de la población ya vivimos en ciudades, la población completa que albergó el planeta en 1980, otra nueva y fascinante experiencia para la vida en la Tierra.



Jorge Riechmann. La ética ecológica