martes, 10 de julio de 2012

EL HIERRO Y SU TERCERA OPORTUNIDAD

Polarstern by Schiller on Grooveshark
MÚSICA: SCHILLER, POLARSTERN (ATEMLOS)

PUBLICADO EN ABC Y VARIOS MEDIOS
PETROGLIFOS BIMBACHES

1. EN ESPERA DE LA NORMALIDAD


Los diez mil habitantes de El Hierro esperan que, por fin, la isla pueda volver a la normalidad, entendiendo por ello que no se alarme más, pues el turismo supone su principal recurso económico y ya ha habido hasta un 70% de anulaciones, los dirigentes del Cabildo culpan de ello a algunas filtraciones de información no del todo contrastadas y al papel de algunos medios catastrofistas.

Mientras tanto, los herreños se siguen divirtiendo como pueden y sintiendo el suelo moverse, algo a lo que ya están acostumbrados, permanecen tranquilos y serenos, es más, llegan al punto de hacer apuestas y porras que se pueden seguir en las redes sociales sobre la magnitud que el IGN (Instituto Geográfico Nacional) adjudicará a cada temblor que notan, aunque nos afirman que en Valverde se notan más los camiones de reparto.

Nos dicen los habitantes que vivirlo vale la pena "porque esto sólo ocurre aquí" e invitan a quienes no hayan decidido su destino de vacaciones a que les visiten. En twitter un hashtag muy emergente y cada vez con más adeptos, con el nombre de #Vacacionesenelhierro, se suma a la tarea de ir animando al visitante, además es todo un aula de geología de un notable nivel.

Las administraciones y profesionales del turismo siguen quejándose del trato de algunos medios, dentro y fuera de la propia isla. Después del burbujeo de hace unos días a 200 metros de la costa, algunas notas de prensa se centraron en la casi inminencia del nacimiento de un nuevo volcán que nadie del IGN ni del PEVOLCA (Plan Especial de Protección Civil por Riesgo Volcánico) había pronosticado.

En el apuntado hashtag de twitter, hay todo un muestrario turístico, actividades deportivas, de ocio, paisajísticas y antropológicas muy bien presentadas, pero sobre todo lo que se vislumbra es el afán y el arrojo que ponen los herreños en atraer visitantes, todo un escaparate de su elevado nivel cultural y cívico, ¿quién mejor que ellos, que están muy bien vigilados, formados e informados, para transmitir esa serenidad? Esta vez no ha habido alertas de ningún tipo, ni gases, ni cortes de carreteras, ya ha disminuido notablemente la actividad sísmica que ahora se localiza en el mar, cerca de Orchilla, y la deformación se ha estabilizado.




2. MUCHO QUE VER


Un efecto más de la deficiente cultura geológica que nos invade (como el de todas) es el miedo. Los sucesivos recortes (que no son nuevos) en los itinerarios educativos, sobre todo de las ciencias de la Tierra, después de las innumerables reformas educativas, empiezan a pasarnos factura. El miedo a lo desconocido hace que reaccionemos negativamente ante un fenómeno natural; sin embargo en El Hierro es popular. Primero lo barruntan las cabras, luego lo sienten los habitantes, y más tarde salta a las redes, la nota final la pone el IGN unas horas después y quien más se acerque a la magnitud del evento gana.

Parece frívolo, pero no lo es más que algunas de esas noticias catastrofistas. En El Hierro hay mucho que ver, y ahora además mucho que sentir. Lo que hace unos días se encargaron algunos medios de comunicación en presentar como otra víspera más del apocalipsis, va cayendo en el olvido a golpe de porras, y hoy es anécdota un temblor más, un motivo para la apuesta. En Hawai, Sicilia o Islandia ya no hacen ni eso. El último temblor fuerte sentido en casi toda la isla, un 4,4 en la escala de Richter, tuvo también ganador con su premio. Recordemos que son temblores muy profundos, los terrenos de edificación muy sólidos y las normativas de construcción muy avanzadas.

Si se diese un fenómeno volcánico, lo cual es harto improbable, sería una atracción formidable, guardando las acciones preventivas y de emergencia no debería haber nada que temer. En Hawai hay varios volcanes que permanecen en constante erupción, no hay que esperar para pagar la entrada, además se pueden seguir por webcam como en Sicilia o en Islandia, toda una fuente de riqueza para esas islas. Los peligros a evitar son los razonables: no acercarse demasiado a la lava, unas normas de construcción sismorresistente tan avanzadas como las españolas, etc. Pero ellos no tienen petroglifos bimbaches, ni el segundo paisaje más abrupto del mundo.

Todo un catálogo turístico basado en las fuerzas telúricas aún se puede promover también aquí, tan sólo hace falta creérselo y no animar a los jóvenes tinerfeños a emigrar, apostar por el turismo científico, como lo acaba de hacer Almadén, que ya ha recibido su dádiva: pasar a formar parte del Patrimonio de la Humanidad. La mejor inversión de futuro. Pero es verdad lo que dicen los dirigentes del Cabildo: con ciertos medios de comunicación que solo ejercitan la mirada catastrófica, y en un país que hace años retiró la Geología de los itinerarios del bachiller lo tenemos algo difícil. Ahora bien, al verse como algo misterioso, alguno habrá que le saque rédito, a lo mejor nos deleitan con un capítulo en quinto milenio. El Hierro sigue viviendo su tercera oportunidad.

EL PARADOR

2 comentarios:

Unknown dijo...

Bueno, pues les va a costar que el personal se anime a acercarse por allí, porque en general.suele preferirse verlo desde la tele. Y si son imágenes morbosillas, mejor.
Cuando empezó a escucharse lo que acontecía en El Hierro escuché a un geólogo que estábamos siendo testigos del nacimiento de una nueva isla. Esto es así?
Sea como sea, es un evento digno de admirar. La Naturaleza es maravillosa, y su grandiosidad a veces asusta. Por eso se "huye" en cierto modo.

Pilar dijo...

Perdona, pensé que al estar registrada como seguidora del blog aparecería mi nombre.por eso no he firmado el comentario ;)
Soy Pilar Hidalgo López