viernes, 25 de enero de 2013

LA FUERZA DEL AGUA, TEMPORALES E INUNDACIONES, UNA PEQUEÑA DEMOSTRACIÓN DE PODER DE LA NATURALEZA


Ruhe, das höchste Glück auf Erden,
kommt sehr oft nur durch Einsamkeit in das Herz.


El descanso, la mayor felicidad en la Tierra,
a menudo viene sólo a través de la soledad del corazón.


PUBLICADO EN ABC Y VARIOS MEDIOS

DEDICADO A J.K. COSTAIN

Antonio, gracias por esta dedicación. Como bien sabes, he sugerido que sólo hay dos tipos de sismicidad natural: (1) la relacionada con la dinámica de la tectónica de placas, y (2) la relacionada con la dinámica del ciclo hidrológico ("hidrosismicidad"). Esta última incluye cambios transitorios en la superficie que separa la atmósfera de las aguas subterráneas, e incluye cambios en la capa freática, pero también se da en ciclones y temporales. 

Los resultados de los más de 30 estudios en todo el mundo (Costain y Bollinger, 2010) de las correlaciones entre la lluvia y los terremotos, que hemos publicado durante los últimos 25 años, se llevaron a cabo en ambos ambientes, tanto en los intraplaca como en ambientes marginales de placa, en los cinco continentes; en conjunto proporcionan un fuerte apoyo para la hipótesis de la hidrosismicidad como una explicación satisfactoria para los terremotos intraplaca; produciéndose a través de la variación de la presión de poros, independientemente del régimen tectónico.

Son nuestras hipótesis de trabajo, debemos reconocer que todos vivimos en un área frágil entre la atmósfera y la Tierra. Tiene mucho sentido el intentar entender qué es lo que provoca los terremotos intraplaca en ambientes de todo el mundo. Comprendemos mejor los terremotos interplaca, como la falla de San Andrés en mi país, pero aún no hay un acuerdo general sobre lo que provoca los terremotos intraplaca. En pocas palabras, creo que es el clima, o tal vez mejor dicho: el ciclo hidrológico.

El público en general ha aceptado el hecho de que no podemos hacer nada frente a los terremotos asociados con la tectónica de placas. Además, creo que el público aceptará siempre la realidad de que no podemos hacer nada tampoco con respecto al clima. Pero en mi país hemos respondido bien, estableciendo normas de construcción sismorresistente en ambientes interplaca. 

Sin embargo, no hemos tomado las mismas precauciones en ambientes intraplaca. Tenemos que pensarlo cuanto antes y planificar en consecuencia. Ya no podemos asumir más que no se derivará daño alguno con la reducción y cambios de la capa freática, pensando de esa manera seguir con esas prácticas sin tomar medidas que se incluyan en las normas de construcción.

Espero que con el tiempo los gobiernos reconozcan que el daño antropogénico puede convertirse en una realidad; y peor si seguimos evitando aportar fondos de investigación que deberíamos dedicar a la comprensión de la frágil interfaz en la que vivimos. Gracias por tus traducciones al español, especialmete la palabra "hidrosismicidad".

De un "perro verde" a otro.
John K. Costain



UN DISCURRIR LIBRE, VIGOROSO Y PERMEABLE DEL PENSAR
ANTONIO ARETXABALA (UN), MIGUEL DE LAS DOBLAS (CSIC)





1. EL PODER DEL AGUA

El 22 de marzo de 2013 será el oficialmente día mundial del agua (ONU). Mientras tanto, enero de 2013 ya pasará a las crónicas como unos de los meses más lluviosos de la historia de muchas comarcas españolas; ciclogénesis explosivas, inundaciones, acuíferos y pantanos ya llenos son algunos de sus regalos, pero nunca llueve a gusto de todos. Lo peor: se nos ha llevado varias vidas, y aún no se han contabilizado las pérdidas, aunque hablar de cientos de millones de euros, quién sabe si se compensará con el atesorar tan preciado elemento en nuestras reservas externas y subterráneas. ¿Qué nos pasa con el agua en España?

El agua tiene un poder y una fuerza de los que muchas veces no somos conscientes. Por ejemplo, el papel fundamental de la erosión del agua sobre la cadena montañosa Hercínica del oeste de España, alcanzaba unas alturas similares al Himalaya en Castilla; hoy aparece como una meseta levemente abombada con rocas profundas de la antigua cadena, se encontraban originalmente a varias decenas de kilómetros de profundidad. He ahí una muestra del poder que tanto se le subestima a esa parte que esculpe incluso un 60% de nuestros cuerpos. Muchos especialistas en tectónica ni se lo plantean.

El levantamiento de las cadenas de montañas tiene un efecto innegable en el cambio climático del planeta. William F. Ruddiman es un pionero y vivaz observador que habla de cómo a su vez el levantamiento tectónico de una cadena de montañas y su posterior erosión la vuelve a levantar por rebote isostático, lo cual convierte la tenacidad del líquido elemento en un factor decisivo en el cambio climático del planeta, así como en el detonante de una dinámica violenta: la sismicidad intraplaca. El Himalaya ha cambiado el clima de toda la Tierra, el tesón del agua ha sido su motor. Desde que Edmund Hilary culminara la cima del planeta por primera vez en 1953, ya se ha movido casi un metro; millones de toneladas de rocas han sido arrancadas del coloso de la Tierra, todo ese peso perdido propicia su levantamiento. Identificar el esculpido del agua con la tendencia al aplanado es un error, hay mucho más en este mundo vivo.

INUNDACIONES Y ANEGACIONES EN GÉNAVE, JAÉN (FOTO: IDEAL DE JAÉN)

Los movimientos isostáticos, empujes, levantamientos, también se dan a escala local, las dinámicas piezas que componen la Tierra también nos traen disgustos, sorpresas, inseguridad; sentimos esa dinámica como algo muy superior a nosotros, el agua puede ser mansa, inofensiva, refrescante, higiénica, pero también puede hacer gala de su vasto poder. Los habitantes de la Loma de Úbeda sufren desde octubre ese despliegue de autoridad bajo sus pies, y es que más de un millar y medio de terremotos les recuerdan cada día, cada minuto quién manda en el continuo modelado del mundo, desde arriba y desde abajo, desde el principio, ahora y para siempre.

Un mundo que a su vez crece, en tamaño y en población, cada año hasta 100.000 toneladas de materia estelar caen sobre la corteza, la atmósfera o los océanos, nuestra ventana al universo, la ionosfera, casi siempre se encarga de entregárnosla digerida, la radiación solar es tan poderosa ahí arriba como aquí lo es el agua, allí se rompen hasta las moléculas, algunas de las cuales orbitan saturadas o desnudas de electrones, lo que contribuye así a una dinámica enigmática cuyo adicional aporte de materia abre un fascinante debate.

¿Y la población? Cada año somos unos 80 millones de almas más, casi dos veces el total de españoles sobre la Tierra, nuestra necesidad de agua potable es de 64 mil millones de metros cúbicos más cada año. Los espacios de encuentro sin embargo son cada vez más estrechos, lo que hace que la brecha entre los que la disfrutan y los que no, que son la inmensa mayoría, se convierta en abismo; ya se habla de guerras por el agua, otra faceta de su poder sobre el ser humano. Y cómo no, también a escala local sucede lo mismo.

MOVIMIENTO DEL AGUA BAJO LA LOMA DE ÚBEDA (JAÉN) DESDE EL PANTANO DE GIRIBAILE HACIA EL GUADALQUIVIR, ENTRE FALLAS Y TERRENOS CON SALES SOLUBLES Y OQUEDADES; TRES ACUÍFEROS GUARDAN TAN PRECIADO Y VIGOROSO TESORO.



2. ESPAÑA Y SU TORMENTOSA RELACIÓN CON EL AGUA

En España no nos llevamos del todo bien con el agua, la última ciclogénesis explosiva de enero de 2013 ya nos ha costado varias vidas, pérdidas cuantiosas, inundaciones, desprendimientos, anegaciones, miles de incidencias se pueden contabilizar en las últimas semanas. ¿Cómo vive la población afectada por inundaciones, desprendimientos y demás, las demostraciones de fuerza del agua? 

Hace unos años un estudio concluyó que un 60% de la población española golpeada por estos fenómenos cree que la responsabilidad de que se produzcan inundaciones dañinas reside en la falta de previsión de las administraciones; a la hora de concretar, esta imprevisión se percibe como una inadecuación de las infraestructuras de defensa, lo que las convierte en ineficaces. Es interesante destacar el que se atribuya a las administraciones municipales y autonómicas una responsabilidad del doble que a la del gobierno de la Nación. La extraordinaria complejidad del entramado jurídico español sobre la gestión del agua y la confusión derivada de su frecuente uso en el ámbito de los enfrentamientos políticos son responsables, mucho más que su desequilibrado reparto. Tan sólo un 20 % cree que es culpa de los habitantes afectados.

Es posible que España tenga que replantearse muchas cuestiones concernientes a la gestión, la convivencia y el poder del agua. La implantación de políticas preventivas y optimizadoras, acordes con los rasgos ambientales, geológicos, climáticos, y de distribución del territorio, se advierten aún como algo difuso y limitativo de desarrollo económico. Las actuaciones post-catástrofe se orientan mucho más hacia una exigencia de recuperación de la situación igual a la anterior que hacia la posibilidad de impulsar nuevas políticas para impulsar la resistencia futura y la resiliencia. Una muy minoritaria opinión, menos del 10%, culpabiliza a los condicionantes naturales del territorio.

Está claro que sobre el agua hay bastante desinformación, pues se trata de un discurso vertical, si nuestros dirigentes insisten en sus grandilocuentes "soluciones definitivas" mucha gente acaba adoptando esa visión como la única posible, una muestra más de la deficiencia pedagógica de nuestras instituciones y medios de comunicación de masas; no se divulgan soluciones resistentes y resilientes a medio y largo plazo, se resalta lo inmediato, lo catastrófico, aunque el agua ha demostrado siempre que ante la inmediatez es indiferente.

EL AGUA Y EL SER HUMANO: DOS FUERZAS DE LA NATURALEZA CUYO PODER SE SUMA Y AMPLIFICA EN EL ESCULPIDO SUPERFICIAL Y SUBTERRÁNEO DE LA CORTEZA (CUEVAS DE GIRIBAILE EN JAÉN EN LA ROCA DISUELTA). BAJO LA LOMA DE ÚBEDA ESE MISMO PAISAJE APARECE SOBRE 1 km DE PROFUNDIDAD, ES EL PRINCIPAL ACUÍFERO EXPLOTADO, Y ES KÁRSTICO, ES DECIR SE TRATA DE UNA ESPONJA, LAS OSCILACIONES QUE PROVOCAN TANTO SU EXPLOTACIÓN COMO SU RECARGA NATURAL PROVOCAN CAMBIOS EN LA PRESIÓN DE POROS DEL SISTEMA, ÉSA ES UNA DE LAS MANERAS CONOCIDAS DE DISPARAR LA SISMICIDAD. HASTA QUÉ PUNTO EL FENÓMENO FÍSICO DERIVADO ES RESPONSABLE DE LAS SERIES SÍSMICAS  VIVIDAS EN LOS ÚLTIMOS AÑOS ES UNA INVESTIGACIÓN NECESARIA, TODO UN RETO PARA LA COMUNIDAD CIENTÍFICA, PERO MUCHO MÁS PARA EL INTERÉS DE CERCA DE 80.000 PERSONAS QUE VIVEN SOBRE LA LOMA.