lunes, 7 de octubre de 2013

SISMICIDAD INDUCIDA Y PROYECTO CASTOR: UN PUNTO A FAVOR



LA PLATAFORMA DEL PROYECTO CASTOR

La sismicidad desatada ahora no debe considerarse un dilema, si técnico o natural. Lo que la ha detonado es un problema cultural, y por ende humano y social. 

No se consideró importante estudiarla a pesar de los avisos de geólogos y plataformas ciudadanas

Los geólogos debemos recordar constantemente que el medio humano y la Naturaleza no podemos destruirnos mutuamente. Es parte de nuestro quehacer.



UN PUNTO A FAVOR

En los últimos días la actividad sísmica en las inmediaciones del Castor disminuye en intensidad como se había previsto. Los últimos seísmos no llegaban a magnitud 3. Los epicentros, más desperdigados, se registraron también frente a la ciudad de Tarragona (un par de seísmos menores de 2 grados). Pero no podemos cantar victoria, aunque tenemos algo a favor, y es que la energía disipada después de tantos terremotos puede suponer que quede menos para relajar tensiones.

En el sur de Cataluña y norte de Castellón colisionan dos grandes estructuras corticales: la cordillera Ibérica y la cordillera costera Catalana. Debido a ello se generaron dos grandes familias de fracturas o fallas con direcciones NO-SE y NE-SO, ahora los epicentros marcan esas líneas. Dichas fracturas se estudiaron en superficie, progresan hacia el mar donde desplazan grandes bloques dislocados.

El fondo marino de la costa de Alcanar-Vinaroz quedó esculpido por esas dislocaciones resultado de la dinámica geológica de los últimos millones de años. Aquí se explotó el petróleo que rindió el pasado siglo y ahora se aprovecha para el proyecto Castor con inyección de gas en el almacén de calizas porosas a 1.750 m de profundidad.

Destaca la apuntada disposición coincidente de los epicentros, ahora están siendo revisados, lo que nos ayudará a detectar la o las fallas que protestan, dibujan el gesto físico global que las fuerzas tectónicas han modelado en ese área y hemos estimulado, ello no puede pasar desapercibido.

LA FALLA ORIENTAL DE AMPOSTA Y SU POTENCIAL SISMOGENÉTICO. FUENTE : levante.com

PERFIL SÍSMICO MOSTRANDO LAS FALLAS INTERPRETADAS DESDE EL NO AL SE, EN ROJO LA POSICIÓN DE LA PLATAFORMA EL CASTOR CERCA DE UNA DE LAS MÁS GRANDES. FUENTE: TESIS DOCTORAL, L'ESTRUCTURA DE LA CONCA CATALANO-BALEAR...' (EDUARD ROCA, 1995)

Las teorías científicas sobre las causas de los sucesos sísmicos, volcánicos y tectónicos, se han concebido como si el movimiento espacial de la materia mineral fuera el único acontecimiento a tener en cuenta. No es de extrañar que ninguna de las teorías hasta ahora, haya resultado realmente satisfactoria incluso para el pensamiento de orientación más mecanicista. En realidad, lo que sucede bajo el Castor con las inyecciones de gas no son fenómenos de un tipo muy diferente al relacionado con la actividad sísmica de la Tierra, el clima y el agua, y éstos deberían ser tomados en cuenta por igual.

Por eso no podemos cantar victoria aún. Deberemos considerar que la sismicidad tiene una importante componente de contagio, es decir la transferencia de esfuerzos es típica de estos fenómenos naturales, un efecto dominó que parece que se está resolviendo como en otras ocasiones cercanas en el tiempo y en el espacio (Jaén, Navarra, El Hierro...). Aparecen epicentros más alejados de las primeras fuentes y también hipocentros más profundos. Fallas dormidas de más longitud pueden perfectamente ser tocadas y sumarse a la “fiesta”. Algunas de esas fracturas recientemente despiertas por las inyecciones no son muy grandes, pero lo suficiente (10-20 km de longitud) como para provocar terremotos de mayor magnitud que hasta la fecha, éstas además continúan tierra adentro.

POTENCIAL SISMOGENÉTICO DE UNA FALLA (MATSUDA 1975) MAGNITUD (m) vs. LONGITUD (km)

Cierto es que las fuerzas isostáticas, o el levantamiento cortical juegan un papel fundamental, y tarde o temprano la transferencia de esfuerzos se reparte entre las piezas del sistema, pero no es menos verdad que un pequeño cambio en la presión debida a los cambios introducidos de manera artificial pueden modificar esa transferencia, lo cual supone que las actividades humanas juegan un papel primordial en la configuración espacial y temporal de esta sismicidad.

Pensemos en un alud, una pequeña piedra cae por la ladera, poco a poco más material se suma al fenómeno hasta el estruendo, éste puede ser catastrófico si el impacto final toca el medio humano. Así es la sismicidad. Las comunidades que no dieron importancia a la seguridad sísmica quedan heridas por décadas, a veces para siempre.

La sismicidad desatada ahora no debe considerarse un dilema, si técnico o natural. Lo que la ha detonado es un problema cultural, y por ende humano y social. No se consideró importante estudiarla a pesar de los avisos de geólogos y plataformas ciudadanas. Los geólogos debemos recordar constantemente que el medio humano y la Naturaleza no podemos destruirnos mutuamente. Es parte de nuestro quehacer. Hemos tomado medidas sismorresistentes razonables aunque mejorables cerca de las zonas de conocida sismicidad histórica, pero no en aquellas donde estamos cambiando el régimen hidrológico, climático, industrial. Tenemos que actuar en consecuencia y no pasarlo por alto, conocernos y querernos, y con tantos recortes en investigación no lo conseguiremos. Hoy sufrimos otro ejemplo de ello.

EULALIA MASSANA
EULALIA MASSANA EN ONDA CERO: 


 ANÁLISIS DEL INSTITUTO DE LA INGENIERÍA DE ESPAÑA
Recaredo del Potro
Isaac Álvarez
Antonio Soriano

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://youtu.be/Dv4Qhsqlyno

Sismicidad antropogénica, moderada, generada por inyección de gas natural en el subsuelo.

Antonio Aretxabala Díez dijo...

Fantástico vídeo, éste y los demás, con tu permiso concedido lo incrusto en el artículo anterior. Muchas gracias por tan valiosa aportación. Un abrazo