jueves, 30 de enero de 2014

LA ZONA DE EL PERDÓN REGISTRÓ TRES DE CADA CUATRO SEÍSMOS EN 2013: LA ENTREVISTA COMPLETA PARA DIARIO DE NAVARRA

MÚSICA: SCHILLER, SATIE'S GIMNOPEDIE Nº1 VARIATION (OPUS)




PUBLICADO EN DIARIO DE NAVARRA
LA SIERRA DE EL PERDÓN EN PLENA CRISIS SÍSMICA EN 2013


En realidad lo que estaba sucediendo en el interior terrestre de la Comunidad Foral era mucho más potente que su reflejo externo y visible: los deslizamientos, corrimientos, roturas de carreteras, aludes, etc..., que se dieron por toda la geografía navarra. La única diferencia es que unos los vemos y otros los sentimos como sacudidas.


DESPRENDIMIENTO EN LOS TÚNELES DE BELATE



Respuestas a las preguntas de Aser Vidondo para Diario de Navarra



1. CONOCIENDO LA "SISMICIDAD FORAL"

Una sismicidad nada usual, hasta ahora la mayoría de los seísmos se daban en los Pirineos, Baztán etc... Son las zonas más cercana a las fallas activas sismogenéticas de la Comunidad Foral. Está claro que las circunstancias climáticas atravesadas entre 2012 y 2013 de extrema sequía a tres récords históricos de precipitaciones en pocos meses no pueden ser obviadas.

No toda la sismicidad se puede y debe explicar por la acumulación de esfuerzos en ciertas zonas de la corteza debidos al empuje de las placas. Las actuales teorías científicas dominantes sobre las causas de los sucesos sísmicos, volcánicos y tectónicos, se han concebido como si el movimiento espacial de la materia mineral fuera el único acontecimiento a tener en cuenta. No es de extrañar que ninguna de las teorías, hasta ahora, haya resultado realmente satisfactoria incluso para el pensamiento de orientación más mecanicista. 

La Tierra es un sistema interactivo complejo. Cuando se altera el clima, también se altera la tierra "firme". Pocas personas fuera de las ciencias naturales piensan que la Tierra es un sistema interconectado. Así que creen que lo que pasa arriba en la atmósfera está completamente desconectado de lo que pasa bajo sus pies.

Los resultados de decenas de estudios en todo el mundo de las correlaciones entre las lluvias y los terremotos, y que hemos publicado durante los últimos 25 años, se están desarrollando en ambos ambientes: tanto en los intraplaca como en ambientes marginales de placa, en los cinco continentes; en conjunto proporcionan un fuerte apoyo para la hipótesis de la hidrosismicidad como una explicación satisfactoria para los terremotos intraplaca como los nuestros; produciéndose a través de la variación de la presión de poros, independientemente del régimen tectónico. 

EXTRACTO DE LA NOTICIA EN DIARIO DE NAVARRA DEL 30 DE ENERO DE 2014

Las observaciones de las lecturas de los registros (como las partituras de una sinfonía) de los terremotos de El Perdón suministran una información muy poco convencional en cuanto al origen de los mismos, el análisis de varios expertos geofísicos ponen de manifiesto el hecho de que muchos de ellos fueron terremotos ligados a grandes derrumbes o movimientos suaves de falla. La hipótesis de la hidrosismicidad para lo sucedido en 2013 en la Sierra de El Perdón fue ganando adeptos según pasaban los meses y se pudieron confeccionar las primeras gráficas e hipótesis de cuáles habían sido los mecanismos que habían disparado la sismicidad en esa zona y su contagio a la zona de Etxauri.

No podemos dar por finalizado el proceso de relajación de tensiones, seguimos estrechamente la evolución completa de la serie y de vez en cuando observamos algunos "testigos" naturales, el hecho de que se produzcan terremotos significa que hay una distensión, una relajación. Al contrario las épocas intersísmicas suponen una acumulación de ella.

Siguiendo el proceso que nos ha llevado a ver que el agua podría jugar un papel importante, incluso en contra de nuestras primeras impresiones, puesto que fuimos reacios a incluir a la hidrosismicidad como desencadenante principal, estamos muy pendientes del resultado de los ciclos climáticos, durante diciembre de 2012 y hasta mayo de 2013 los niveles de los ríos de la Cuenca como reflejo de la hidrología profunda manifestaban un sostenido e inusual incremento de nivel externo y por lo tanto de las presiones de fluidos en capas profundas, y sabemos que ese es uno de los factores conocidos que genera sismicidad en áreas de la corteza propensas a ser estimuladas por cambios de presión de fluidos.

En realidad lo que estaba sucediendo en el interior terrestre de la Comunidad Foral era mucho más potente que su reflejo externo y visible: los deslizamientos, corrimientos, roturas de carreteras, aludes, etc..., que se dieron por toda la geografía navarra. La única diferencia es que unos los vemos y otros los sentimos como sacudidas.

Transcurrido más de un año de ciclo hidrológico y casi otro desde el comienzo de las serie (14 de febrero de 2013, primer terremoto en Adiós de 1,3 grados mbLg y último el 17 de enero de 2014 también en Adiós de 2,1 grados) podemos ver la relación entre las lluvias mensuales (l/m²) en azul y los terremotos (magnitud mbLg) en marrón: se da un retardo variable hasta que la presión de fluidos alcanza las zonas profundas. El terremoto más enérgico, es el de Salinas del 20 de abril de 2013, da una rara profundidad de 0,42 km para el hipocentro según los datos del IGN. La sismicidad desatada en 2013 en las inmediaciones de El Perdón y Etxauri, tiene una componente hidrosísmica sorprendente. Cumple todos los postulados de dicha hipótesis, migración, contagio, no linealidad y retardo con respecto a las cargas de agua en profundidad y aumento de las presiones intersticiales. El hecho de no haber dedicado fondos para investigar lo ocurrido y proyectar escenarios futuros, ha convertido una vez más a la comarca de Pamplona en un lugar del que sabemos de su vulnerabilidad, pero no sabemos muy bien cuales son los mecanismos que pueden volver a generar una situación como la vivida en 2013 e incluso más violenta.

ENTREVISTA SOBRE LAS INUNDACIONES DE NAVARRA EN JUNIO DE 2013. LA HIDROSISMICIDAD Y EL PAPEL DE LOS NUEVOS EPISODIOS DE LLUVIAS SE TRATA EN EL MINUTO 3'30''


2. DEL PUNTO ÁLGIDO A LA AMNESIA SÍSMICA

Cuando comparecí en el Parlamento se registraron los mayores picos de intensidad y magnitud, los terremotos por encima de 4 en la escala mbLg usada por el ministerio con varios epicentros demasiado cerca del área metropolitana de Pamplona que aglutina ya a cerca de 350.000 personas, y que fueron en la zona de la Sierra de El Perdón y Etxauri, supusieron que varios grupos políticos del arco parlamentario en un ademán de empatía con la sociedad navarra prometiesen un apoyo explícito a estas investigaciones para dotar a la comunidad de una mayor seguridad, pues desde aquí hemos sido insistentes en reivindicar semejante estudio desde hace años a partir de mis investigaciones sobre la sismicidad histórica

Ni ha sido, ni es, ni será la primera ni la última vez que Pamplona es impactada por un terremoto cercano a 5 o mayor en magnitud. Que existen barrios más vulnerables que otros, también que en Lorca no se lo esperaban, o que hay ciertas disposiciones del terreno y urbanas que pueden amplificar el daño, etc... Cuando cesó la noticia y las aguas volvieron a su cauce, la endémica amnesia sísmica española y navarra volvieron a imponerse, las promesas quedaron en agua de borraja y nuestras investigaciones contrastadas con los científicos más eminentes del mundo respecto de la hidrosismicidad con motivo del congreso de la American Geophysical Union en mayo de 2013, avanzan según nos deja el tiempo libre para poder recopilar, confeccionar y contrastar con otros científicos; pero en realidad poco se ha avanzado desde esas fechas, los políticos están a otra cosa, como la población en general, sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena.

EXTRACTO DE LA NOTICIA EN DIARIO DE NAVARRA DEL 30 DE ENERO DE 2014


3. ITOIZ Y LA SISMICIDAD INDUCIDA

Este tema fue uno de los más controvertidos en el Parlamento, lo interesante de 2013 es que 3/4 partes de los terremotos se concentraron alrededor del área metropolitana de la capital y desde los 4 puntos cardinales, especialmente desde el sur y desde el oeste, que fueron además los barrios y pueblos que más se asustaron. Otros años los terremotos son más numerosos y menos energéticos, el hecho de que haya más no significa necesariamente que se relaje más energía. 

Cada uno de los terremotos de 4,2ML de Salinas y Etxauri supone el disipar tanta energía como lo hizo por ejemplo la bomba atómica de Hiroshima, esto quiere decir que el subsuelo navarro es capaz de acumular grandes cantidades de energía elástica, algo comparable al sureste español pero con más piezas en contacto, el cómo se dan las circunstancias que provocan el detonado final es el gran misterio aún por desvelar, una de las asignaturas pendientes de la geología, aún no tenemos esas "bolas de cristal" para adelantarnos y decir dónde cuándo y de qué magnitud va a ser el próximo, por eso deberemos repensar la Pamplona del siglo XXI contando con la existencia cada 100 ó 200 años de fenómenos sísmicos violentos, incluso cien veces más que los vividos en 2013, es decir lo que supondría potencialmente el estallido de 100 bombas atómicas como las de Hiroshima de una sola vez.

Itoiz ya es reconocido como uno de los embalses mundiales que provocaron sismicidad inducida por el ser humano, de hecho está en el itinerario científico sobre ella y sobre hidrosismicidad debida a embalses. Al margen de las connotaciones políticas tan presentes en nuestra comunidad es así, 2012 fue un año especialmente fértil en cuanto a publicaciones y modelizaciones de lo que pasó en la zona; al imponer un peso tan grande y perturbar las condiciones tensionales aquella zona reaccionó y su respuesta fueron centenares de terremotos de los que destacan los del verano-otoño de 2004 en Lizoáin, Urroz, Nagore..., allí se estimularon fallas profundas que generaron eventos sísmicos de hasta 5 grados.

Una de las preguntas de los parlamentarios fue si esto iba seguir siéndo así, mi respuesta está en varios artículos publicados ya en varios trabajos técnicos y de investigación y divulgado al gran público desde ABC o Diario de Noticias y otros medios tanto en papel como online que titulé como "Los terremotos de El Perdón y la memoria del mundo mineral" en el que afirmo que hay un patrón de comportamiento que nos permite asegurar que un impulso sobre la corteza (tensión) produce una respuesta de ésta (deformación) que pasa a formar parte de su memoria, por lo que no debemos esperar que Itoiz vuelva a ser la causa de terremotos como los del verano de 2004 y posteriores, que fueron de menos entidad pero más numerosos.

Por eso lo importante para nosotros es la magnitud y la intensidad de los terremotos, el hecho de que haya unos años más y otros menos puede ser mucho menos importante. Los más de 1000 terremotos que se dieron en 2007 no fueron capaces de disipar tanta energía como uno solo: el de Lizarraga de 1998 (5,2M) o el de Martes en Huesca, de 1923 (5,8M).

LA IGLESIA DE SAN JULIÁN DE NAGORE PRESENTA REAJUSTES DE VARIAS NATURALEZAS EN CONTRAFUERTES, MUROS Y TRABADOS DE VARIAS ÉPOCAS, LAS ABERTURAS, VENTANAS, ETC, PRESENTAN AGRIETAMIENTO Y ROTURAS DE SILLARES, ALGUNAS DE ESTAS DEFORMACIONES SE PUEDEN ACHACAR A LOS TEMBLORES HISTÓRICOS DE LA ZONA, DE LOS QUE EL DEL30/9/2004 ES SOLAMENTE UNO MÁS.


¿QUÉ ES EL VÓRTICE POLAR?

MÚSICA: SCHILLER, POLARSTERN (ATEMLOS)



PUBLICADO EN ABC Y VARIOS MEDIOS
ROPA CONGELADA, ARTE EN TORNO AL VÓRTICE POLAR

Denominamos vórtice polar a un cuerpo variable o “remolino” de aire frío que medimos en una zona de depresión de 500 milibares (por convenio científico). 

Al igual que en los ríos identificamos la “forma” de un remolino individual, hijo de un matrimonio entre la gravedad y un obstáculo en el paso del agua, y que ni un segundo mantiene su materia fija, el vórtice polar exactamente igual, se produce por encima del núcleo del aire polar más frío. 

Ambos, remolino de río y vórtice polar, siempre muestran dos movimientos, uno de rotación sobre sí mismos que les da el nombre de vórtice o remolino y ese vaivén que permite identificarlo como el remolino individual que oscila hacia los lados, haciéndolo a veces de manera muy acentuada, pero aparentemente aleatoria.

A VECES EL REMOLINO SE DESPLAZA HACIA ZONAS MÁS AL SUR

Los vórtices polares son áreas de aire giratorio sobre los dos polos, que se ubican en la media y alta tropósfera y la estratósfera, y que se mueven a diferentes velocidades. Gracias a ellos, el aire frío y denso se mantiene sobre los polos.

En los polos, puesto que el aire frío es denso, se produce un efecto como el del agua y el aceite: el aire frío tiene menor volumen que el aire más caliente, pues pesa más. Así, en la superficie de la masa de aire polar tenemos alta presión, pero a alturas bajas por su mayor peso. Se produce por lo tanto a unos 500 milibares, donde el aire se compacta debido a la alta densidad tan cerca de la superficie.

LA ATMÓSFERA EN EQUILIBRIO Y SUS CORRIENTES
El vórtice polar en su vaivén a menudo oscila con sus dos centros sobre Canadá y Siberia, de hecho es un remolino alargado y en sus oscilaciones a veces incluso alcanza el noreste de los EE UU.

Puesto que el aire de la superficie más fría se encuentra sobre las zonas heladas de las tierras más al norte de las altas latitudes, si se produce un cambio de temperatura pequeño, la oscilación puede ser mayor, como ocurre actualmente.

El vórtice polar se propaga en el espacio hacia donde se mueve la masa de aire polar. El movimiento es semipermanente, podría considerarse un patrón climático más o menos fijo, pero de vez en cuando se vuelve algo excéntrico.



En raras ocasiones como la actual, el desplazamiento puede ser hacia el sur y sobre zonas muy habitadas (el medio humano) llevando consigo temperaturas de hasta 40 grados bajo cero a las ciudades más septentrionales.

Atlanta, en el estado de Georgia, justo al norte de Florida, es una ciudad no considerada septentrional, situada a la misma latitud que Casablanca en Marruecos, pero vivió su contacto con el vórtice polar el 21 de enero de 1985, con temperaturas cercanas a 10 bajo cero. En ese movimiento del vórtice, Chicago registró su récord histórico desde que existen termómetros: 32 grados negativos y sensaciones térmicas de 60 bajo cero.

Vórtice polar y cambio climático

En cuanto a su relación con el cambio climático, hemos visto en los últimos cinco años al chorro de corriente tomar más de una forma ondulada e irregular en lugar del típico suave óvalo situado alrededor del Polo Norte. Esta ondulación está dando lugar a un clima más frío en el este de los EE UU y en el este de Asia. Puede que sea parte de su vaivén aleatorio y una cuestión que sin datos concretos no podríamos achacar al cambio climático, pero lo que queda muy claro entre los científicos es que menos hielo marino y menos nieve en el Ártico con relativamente cálidas temperaturas del aire a finales del otoño, sugieren precisamente un patrón ondulado del chorro de corriente con más variabilidad.

Las temperaturas más frías al norte y las temperaturas más cálidas al sur crean vientos que soplan generalmente de oeste a este alrededor de todo el hemisferio norte. Esta corriente atmosférica de vientos fuertes puede variar de un patrón de oeste a este, más o menos rígido, a un patrón más ondulado. Con el patrón ondulado, el aire frío del norte se puede llevar al sur.

Este templado último otoño y el frío acentuado a principios de enero muestran esa variabilidad. La conexión entre la imparable tendencia al calentamiento del Ártico y un clima más severo y extremo en las latitudes medias es una materia de investigación interesante y trascendental para el futuro de toda la humanidad, puesto que cerca del 80% vivimos en las zonas que se ven, y aún más se verán, afectadas por estos cambios acelerados de los patrones climáticos.

LAS CATARATAS DEL NIÁGARA A MEDIADOS DE ENERO DE 2014



jueves, 2 de enero de 2014

ESPAÑA Y LAS CATÁSTROFES EN 2013

MÚSICA: SCHILLER, DESERT EMPIRE (OPUS)





2013 nos ha vuelto a recordar que un buen conocimiento del medio es la única vía para actuar de manera acertada. 

Desde 2011 y con Lorca todavía intentando levantarse, cada año que pasa se nos despierta la memoria.

Mientras tanto despedimos 2013 con los temblores en El Hierro repuntando por sexta vez.


Las catástrofes naturales y provocadas por el ser humano se cobraron la vida de unas 25.000 personas en todo el mundo este año que se acaba, una cantidad superior a las 14.000 contabilizadas el año anterior; el tifón Haiyan que devastó Filipinas ha sido un nuevo récord en la historia de la vida sobre el planeta Tierra. Nunca antes un tifón, ciclón o huracán de grado 5 había impactado en el medio humano.

Varios millones de personas se han visto y se verán afectadas cada año por eventos extremos del clima: tormentas, huracanes, tornados, olas de calor, sequías, inundaciones o terremotos climáticos (climatequakes), entre otros. Pero el verdadero cambio ya viene de largo. Ahora el ser humano está acelerando y amplificando el problema, a pesar de que algunos científicos y no pocos directivos de corporaciones energéticas y dirigentes aún lo cuestionen.

Puede que el aumento de la temperatura no importe tanto, como afirman, pero se necesitaba un parámetro para que todos nos entendiéramos. Lo que verdaderamente importa es lo que le está pasando al clima, y ya lo estamos viendo: vivimos eventos extremos que hasta hace bien poco (y hablamos de un par de años) la comunidad científica aún dudaba si pudiera ser una consecuencia del denominado “cambio climático”, o no. Ahora lo que nos deja atónitos es la intensidad y la frecuencia de los eventos climáticos extremos, lo que han aumentado. Y eso sí está muy claro: catástrofes y respuestas climáticas que se daban cada cien años ahora están ocurriendo cada cinco o diez.

Los costes por los daños causados por estos desastres se elevarán a cerca de 100.000 millones de euros en 2013, según una estimación preliminar. El desastre más mortífero de este año fue el Haiyan, que causó la muerte de más de 7.000 personas y produjo cuantiosos daños materiales que fueron asumidos de forma limitada por las aseguradoras.

Otro desastre con víctimas fueron la serie de inundaciones que afectaron zonas de Europa central y oriental el pasado junio y que provocaron daños por valor de 13.000 millones de euros, de los que sólo unos 3.000 millones de euros estaban asegurados. Navarra fue la comunidad más afectada por el agua en España, la capital, Pamplona sufrió tres inundaciones, una de ellas, el 9 de junio histórica; a ello hay que sumar que vinieron acompañadas por cerca de 500 terremotos alrededor de la capital, tres de ellos superaron la magnitud 4, más de veinte asustaron a las poblaciones afectadas.

Tampoco deberemos olvidar el azote sísmico durante todo 2013 en la Loma de Úbeda, en Jaén, donde la crisis sísmica con más de 2.200 enigmáticos temblores ha puesto de manifiesto la deficiente manera de gestionar desastres en nuestro país. Pero quizás sea la crisis sísmica de Tarragona y Castellón, de origen humano, la que más debiéramos resaltar debido precisamente a que es la primera vez que de manera popular se asume nuestra capacidad para generar terremotos con nuestras actividades. Las inyecciones de gas desde la plataforma Castor junto a un juego de fallas activo desató una sismicidad que desde septiembre hasta noviembre nos tuvo alerta a los científicos.

Durante este año una de las palabras más oídas y generadoras de debate ha sido “fracking”, pero aún es poco lo que se ha hablado de esta agresiva técnica. El reto energético español, deficitario en un porcentaje escandaloso, nos tiene que empujar a una profunda reflexión y a explorar nuevas fórmulas para la transformación de materias primas, fenómenos atmosféricos, solares, de manufactura o marítimos, en energía. Hasta el grisú volvió a cobrarse vidas en este año de 2013, en Llombera de Gordón, donde desde 1893 los fayuqueros comenzaron a construir una nueva era. Descansen en paz.

INUNDACIONES EN PAMPLONA, 9 DE JUNIO DE 2013

Nuestras ciudades han crecido de manera imparable, la insaciable demanda energética lo ha hecho con ellas. Desde 2010 más de la mitad de la población mundial vivimos en ciudades, una nueva experiencia para la vida en la Tierra que deberemos saber articular sin dañar ni el medio que nos sustenta ni a nosotros mismos. Los científicos españoles deberemos (si nos dejan y no nos vamos a trabajar afuera) adelantar propuestas efectivas para que el medio humano y la propia Naturaleza no lleguen a destruirse mutuamente.

Hemos visto por ejemplo en los debates de 2013 a favor o en contra del fracking y de las inyecciones estratégicas de gas, que deberemos aprender a adelantarnos a los acontecimientos, pero siempre desde la idea de que determinados elementos del medio humano, pueden ofrecer resistencia a los efectos negativos de una catástrofe natural o inducida.

Sin embargo aún queda mucho por tratar con nuestros dirigentes, como hemos visto una vez más frente a las costas de Castellón y Tarragona. Esa mirada no está suficientemente ejercitada por nuestras instituciones. El coste económico y social de dicha carencia y de no conocer adecuadamente el medio que nos da y nos quita la vida, aún estaría por determinar.

Esperemos que 2014 sea menos violento y que nuestras respuestas basadas en esa mejor comprensión sean más acertadas, pues 2013 nos ha vuelto a recordar que ese conocimiento del medio es la única vía para actuar de manera acertada. Desde 2011 y con Lorca todavía intentando levantarse, cada año que pasa se nos despierta la memoria, y mientras tanto despedimos 2013 con los temblores en El Hierro repuntando por sexta vez.