viernes, 13 de abril de 2012

2012 COMIENZA CON ACTIVIDAD SÍSMICA INTENSA Y UN NUEVO RÉCORD



Otra vez un día 11 (el 11 de abril de 2012) nos trae algún susto, dos terremotos de escala 8,7 y 8,2 sacudieron buena parte del Índico y el Pacífico y provocaron desalojos masivos de ciudades del Sur de India, Tahilandia, Singapur o Indonesia. Muchas grandes ciudades fueron movilizadas, unas más ordenadas y planificadas que otras; las ciudades son sistemas interconectados y ya demasiado vulnerables.

LORCA: UN EJEMPLO DE SOLIDARIDAD Y EFICIENCIA

Ha quedado en evidencia uno de sus aspectos más controvertidos: las grandes aglomeraciones pueden convertirse  en auténticas trampas durante o después de un fenómeno natural.

Chile (2010) o Japón (2011) y otros de los últimos terremotos del siglo XXI han sacado a la luz un problema nuevo: nuestro estilo de vida urbano conlleva no echar de menos a un vecino desconocido de entre la masa humana diaria que nos acompaña.

Casi nadie conoce a sus vecinos, nadie establece lazos afectivos, por lo que tampoco nadie se percata de su ausencia para indicar a los servicios de emergencia donde podrían encontrarse e ir a rescatarlos.



De esa manera murió mucha gente bajo los escombros en ciudades japonesas, neozelandesas, chilenas o italianas, sin embargo en las comunidades rurales que sufrieron asimismo el azote sísmico, enseguida se echaba de menos a un vecino o familiar, por lo que esas personas fueron enseguida rescatadas.

Sun Shihong, un investigador retirado en 2008 del China Earthquake Networks Center (CENC), afirmó que el mundo parecía estar entrando en una nueva fase de actividad sísmica, decía: ... los últimos movimientos de la corteza terrestre muestran indudablemente un "estado de actividad". Esto no es anormal, la tierra tiene su ciclo de vida guiado por sus propias reglas, el mundo experimentó una fase de actividad sísmica entre 1900 y 1964, los siguientes 40 años fueron relativamente inactivos... 


ESPERANDO EL TSUNAMI QUE NO LLEGÓ
Los terremotos del 11 de abril de 2012 marcan un nuevo récord: Los más fuertes suelen ocurrir en zonas de subducción, en las que una placa de la corteza terrestre se desplaza por debajo de otra. Como el que causó el sismo de magnitud 9,1 en el 2004 en el Océano Indico y el de magnitud 9 en Japón el año pasado. El temblor del miércoles 11 de abril de magnitud 8,7 ocurrió a lo largo de una falla, pero de desgarre horizontal. Es raro que estos eventos sean tan intensos en los que los bloques se desplazan horizontalmente, por ello no se produjo un tsunami como el de 2004, a pesar de las alertas en varios países de Asia y África. Para que se produzca un tsunami es necesario un disparo vertical de la corteza.

GENERACIÓN DE UN TERREMOTO Y TSUNAMI POR SUBDUCCIÓN


FALLA DE DESGARRE HORIZONTAL
El terremoto del miércoles 11 de abril de 2012 fue seguido por varias réplicas, una de ellas de magnitud 8,2. Ambos fueron sismos deslizantes. Un análisis preliminar indica que un lado de la falla se desplazó algo más de 20 metros, indicativo de la magnitud del temblor. Durante el terremoto de San Francisco de 1906, que tuvo una magnitud 7,8 en la falla de San Andrés, hubo movimiento horizontal, quizás el sismo deslizante más conocido: el suelo se desplazó casi 5 metros.

FALLA DE DESGARRE DE SAN ANDRÉS (CA)


Otros investigadores como Paul C. Thenhaus, parecen corroborar las percepciones de Shihong, a finales de 2011 presenta su trabajo "Spatial and Temporal Earthquake Clustering: An Overview of EQECAT’s Perspective" afirmando algo similar y compartido con más estudiosos del tema en California. 

Creen que los mecanismos más viables post-sísmicos después de grandes terremotos serían deformaciones viscoelásticas que se desarrollarían en las capas más profundas y dúctiles de la Tierra, las tensiones mundiales generadas por las oscilaciones y cambios de forma de la Tierra debidas a los grandes terremotos como los del 11 de abril de 2012, reactivan con el tiempo otros tipos de estrés, que afectan de forma crítica a otras fallas lejanas. Sun Shihong dijo que a partir de 1964 hubo 40 años de tregua. De 2004 a 2024, entraremos en una época de fuerte actividad sísmica.






INCREMENTO DE LA ACTIVIDAD SÍSMICA DESDE 1973 (USGS)

TERREMOTO DE 9,1 Y TSUNAMI DE INDONESIA DICIEMBRE DE 2004
Varias fuentes, desde varios planeamientos, algunos muy dispares, como pueden ser China, Rumanía o California, apuntan a que Sumatra 2004, es el pistoletazo de salida de un nuevo ciclo sísmico, al igual que los estudios avanzados de ciclos climáticos muestran patrones rítmicos. A ello, ya se habían referido muchos geólogos también españoles a través del estudio de las sismitas: estructuras de licuefacción del terreno que con eventos de más de 5 en la escala Richter, quedan entre los estratos como testigos. Por otro lado, en pleno siglo XXI, vemos que las ciudades son sistemas interdependientes muy vulnerables a catástrofes. Son lugares muy atractivos para vivir: sus infraestructuras, concentración de población, acceso al trabajo, ocio y cultura, etc., así las hacen.

NUEVA ALERTA DE TSUNAMI: EL MAR SE RETIRA UNOS METROS


TERREMOTOS POR SUBDUCCIÓN SUELEN DESENCADENAR TSUNAMIS
Ya somos más de 7.000 millones en este planeta. A partir del año 2020 más de 5.500 millones de personas viviremos en ciudades, más que la suma de la población urbana y rural de 1990 y más de la mitad viviremos en aglomeraciones urbanas. Una nueva experiencia sobre esta Tierra.

Trágicamente, una parte muy significativa de estas ciudades también de Europa y España están localizadas cerca de regiones de conocida (o aún no) actividad sísmica.


PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN VIVIENDO EN CIUDADES

Los recientes terremotos mayores de 5 han sorteado en cierta medida el golpear cerca de grandes ciudades, si exceptuamos Lorca en 2011 (4,5 y 5,2) o l’Aquila en 2009 (5,8). Pero recordemos el tan superficial de Pedro Muñoz (Ciudad Real) de 2007 (5,1) en plena zona clasificada como “no sísmica” pero con testimonios de cuadros movidos, lámparas oscilando y sustos de la población incluso en Asturias; sólo colapsó la cubierta del Teatro de Almagro, no hubo que lamentar víctimas, pero dice mucho de nuestro conocimiento de esta piel de toro que habitamos, o los de Lugo de 1995 y 1997, los de Cabo de San Vicente de 2007 y 2009 (6,2 y 6,3) sentidos en prácticamente toda la península con llamativos desalojos en edificios de Cádiz, Sevilla o Madrid; los tres fueron localizados en zonas despobladas o lejos de la costa

EL EVENTO DE 5,5 DE DICIEMBRE DE 2009 AL OESTE DE GIBRALTAR SE SINTIÓ EN TODO EL SUR PENINSULAR


LEY DE GUTENBERG-RICHTER APLICADA A TERREMOTOS FAMOSOS
Ahora bien, si atendemos a las observaciones de los especialistas chinos, americanos o la conocida ley fractal de Gutenberg-Richter, que permite cuantificar la relación Frecuencia-Magnitud de la actividad sísmica, vemos que lo fractal, como las ramas de un árbol, un helecho o un romanescu, sustentan su propia repetición en modelos pequeños, es decir, si 2010 fue el año de las víctimas, 2011 lo fue de las pérdidas.



23 DE AGOSTO DE 2011, WASHINGTON D.C. ES GOLPEADO POR UN SISMO DE 5,8Mw


LEY DE GUTENBERG-RICHTER 
Como vemos 2012 empieza fuerte, seguramente en los próximos meses presenciaremos una mayor densidad de seísmos escala 4, 5, 6 y 7 en toda la Tierra. Dichos eventos pueden ser peligrosos si, como en Lorca, Christchurch o l'Aquila, se dan cerca de ciudades o grandes aglomeraciones urbanas, y además si no están preparadas para ello la catástrofe está servida, como hace casi un año pasó en la ciudad murciana con un sismo de escala 5,2. Ni la población, ni todos los edificios, ni el tipo de crecimiento de los barrios se había preparado para la realidad de su subsuelo. Esas cuestiones no se tuvieron en cuenta. Una nueva visión de la organización de nuestras ciudades es ya necesaria, y en ello estamos, tristemente es cada vez que se produce una desgracia que se da un paso en su desarrollo.

Hay ejemplos de destrucción completa de ciudades españolas como es el caso de Vera en Almería o Torrevieja en Alicante, ambas fueron reconstruidas con los antiguos criterios anti-símicos del siglo XIX, muy acertados por cierto: no se construyó en aquellas zonas que fueron destruídas por el efecto local del suelo, una observación fruto de la intuición y la sabiduría popular hoy bastante ausente de los planeamientos urbanísticos. Éstos han servido en las últimas décadas a intereses especulativos, obviando por completo una distribución del territorio acorde con la naturaleza del terreno, su dinámica interna o su climatología.

España se ha mega-construído en muchas ocasiones sobre ramblas, llanuras de inundación, abanicos aluviales, fallas activas... Las próximas generaciones deberán adecuar las villas y ciudades a una ley del suelo como la de 2008, aún sin desarrollar por las Comunidades Autónomas, tan sólo Aragón ha dado algunos pasos en esa dirección después de haber sufrido catástrofes como las de Biescas.

LORCA: LA SOLIDARIDAD ENTRE LAS PERSONAS HA DEMOSTRADO SER UNA DE LAS MEJORES HERRAMIENTAS

Las ciudades han demostrado después de Chile (2010) y Japón (2011) un problema nuevo: el estilo de vida moderno ha hecho común no echar de menos a un vecino de la comunidad, pues nadie conoce a sus vecinos y nadie establece lazos afectivos, así que tampoco nadie se acuerda del invisible para indicar a los servicios de emergencia donde hay que ir a rescatarlo. Así es como mucha gente pereció bajo los escombros en Chile, Nueva Zelanda, Italia, China o Japón. Pero en los pueblos, esto no sucedió.





TORREVIEJA 1829: SE LE ESTIMÓ UNA MAGNITUD DE 6,6
HOY TORREVIEJA CONCENTRA CASI 110.00 HABITANTES Y YA SE PREPARA

LA MAGNITUD DE LOS TERREMOTOS